A 26 años de un clásico histórico con alegría y tragedia para River

Se cumple un nuevo aniversario del día que River ganó en La Bombonera y que terminó con dos hinchas del Millonario asesinados a manos de La 12.

La historia de los clásicos entre River y Boca está atravesada por la pasión, la euforia y la emoción. Pero en algunas ocasiones, tristemente, también por la tragedia. Hoy se cumplen 26 años de un triunfo histórico para River en La Bombonera. Pero esa misma tarde se produjo uno de los hechos de violencia más graves en el fútbol argentino en las últimas décadas, que terminó con dos hinchas de River asesinados a manos de la barra de Boca.

El 30 de abril de 1994, por la sexta fecha del Torneo Clausura, River le ganó 2 a 0 a Boca en La Bombonera con goles de Ariel Ortega, quien marcó su primer tanto en ese estadio, y Hernán Crespo. Así, el Millonario pudo volver a triunfar en la cancha de Boca después de ocho años. Aunque en ese mismo 1994, River le volvería a ganar al Xeneize en su cancha, en esta ocasión por el Torneo Apertura, por un contundente 3 a 0.

El gol del Burrito Ortega, una de las grandes figuras del encuentro, fue a los 14 minutos del segundo tiempo. En tanto que el de Crespo llegó a los 38 del complemente, casi en el final del partido. En el primer tiempo, con el partido igualado 0 a 0, Javier Sodero le atajó un penal al uruguayo Sergio Martínez. Así, el equipo de Daniel Passarella pudo volver a sonreír en La Bombonera después de mucho tiempo. Pero tras la felicidad llegaría la tragedia.

Después de la victoria de River, un grupo de hinchas del Millonario fue emboscado por la barra de Boca, conducida por el conocido popularmente como El Abuelo. Dos hinchas de River fueron asesinados a tiros por ocho integrantes de La 12. Ángel Luis Delgado, de 25 años, y Walter Darío Vallejos, que apenas tenía 19, fueron las víctimas fatales de un ataque brutal que terminó con los cabecillas de la barra en prisión.

En medio de la alegría por el resultado y la tristeza por la muerte de los hinchas, se halla un dato curioso. Tres jugadores del Millonario que festejaron ese día luego pasarían a vestir los colores de Boca. Fernando Gamboa se cruzó de vereda en el semestre siguiente. Mientras que el uruguayo Cedrés y Julio César Toresani, quien se suicidó el año pasado, también pasaron a jugar en Boca poco tiempo después. Y ambos le anotaron goles a River en clásicos.

Compartir en: