Descendió con River y todavía lo sufre: "Ni jugar una final contra Boca te hace sentir esa presión"

Un exarquero de River que estuvo en el plantel que se fue a la B en 2011 cree que nada se compara con la presión que tenía ese equipo.

Para muchos hinchas, la mayor alegría en la historia de River es el triunfo en la final contra Boca en Madrid. Ni que hablar para los jugadores que formaron parte de esa gesta, que disfrutaron de una noche inolvidable y la gloria eterna. No fue fácil jugar ese partido por lo que había en disputa para ambos equipos. Pero para un exjugador de River, nada se puede comparar a lo que vivieron cuando el equipo tuvo que luchar para no descender.

“Todos fuimos responsables del descenso. Y cuando digo todos, digo todos”, sostuvo Daniel Vega, exarquero de River, en diálogo con River Monumental, por Radio Del Plata. El Indio fue parte del plantel que debió enfrentar la posibilidad del descenso, que se concretó al perder la promoción con Belgrano en 2011. El equipo dirigido por JJ López tuvo una racha final sin victorias que lo metió en la promoción y no pudo evitar la pérdida de la categoría.

Nadie podía pensar que River se podría ir al descenso en algún momento y el propio Vega, que estaba adentro del club, también lo pensaba. “En su momento adentro del club yo personalmente no imaginaba que podía pasar lo qué pasó”, dijo el arquero que actualmente ataja en San José Earthquakes de la MLS y tiene a Matías Almeyda como entrenador. Según recuerda Vega, “además el equipo estaba bien, incluso pensé que ni a la promoción íbamos a ir. Pero se dio y fue terrible”.

Los jugadores de River, muchos de ellos jóvenes surgidos de las inferiores, tuvieron que hacerle frente a una situación impensada. Y no fue nada fácil. “Ningún jugador sabe y puede entender la presión que sentimos en todo ese año, ni jugar una final contra Boca te hace sentir esa presión”, sentenció Vega, que recuerda con lujo de detalles lo que sufrió esa temporada. “No se valoraba nada y había mucho morbo y mucha tensión. Si ganabas, si perdía, si empatabas, incluso se discutió si había que festejar el ascenso”.

Un año después de perder la categoría, River volvió a primera con Almeyda como entrenador. Para Vega, fue un partido especial y todavía lo recuerda. “Hace poco vi todo ese último partido y mi mujer me preguntaba que sentíamos y la verdad es que la tensión era algo muy fuerte”, sostuvo el arquero, que aprendió mucho en el club. “Todo fue una gran escuela para mí en River, porque pase por momentos distintos y eso me ayudó en lo que luego vino en mi carrera”.

Compartir en: