Jugó en River, fue campeón en Independiente y sobrevivió al cáncer: "Volví a nacer"

Un exjugador de River relató el drama que vivió para recuperarse de un cáncer de colon.

El mensaje conmovió en las redes sociales. “Hoy no es un día cualquiera al menos para mi, hoy cumplí un año. Volví a nacer”. Así compartió su alegría Federico Domínguez, exjugador de River. Domínguez celebró el aniversario de su primera operación para recuperarse de un cáncer de colon con una emocionante publicación en su cuenta de Instagram. Un año después, se encuentra recuperado y contó su experiencia con la enfermedad.

La recuperación de Fede Domínguez

“El viernes pasado se cumplió un año de haberme operado por primera vez. En ese momento mi futuro inmediato era totalmente incierto. No sabía lo que iba a hacer después de pasar por el quirófano. Me costó compartir fotos por vergüenza, miedo. Hay mucha gente que pasa una misma realidad o peor y quise mostrar mi parte más humana“, explicó el exjugador de River en charla con TNT Sports después de compartir fotos de su recuperación en las redes.

Exdefensor de River y campeón con Independiente

Domínguez habló sobre la falsa idea de la salud de los atletas de alto rendimiento y lo que debió padecer. “Todos piensan que somos superhéroes, que tenemos que hacer bien nuestro trabajo, que estamos bien y dejar nuestros problemas de lado. Es difícil. Y es duro dejar de jugar”, explicó el exdefensor de River, que jugó en el Millonario entre 2005 y 2007, y además fue campeón con Independiente, Vélez, Argentinos y Nacional de Uruguay.

“Estuve tres meses con la bolsa después de la primera operación. Nunca lo acepté, era mucha vergüenza y miedo”, contó Domínguez, que pese a recuperarse de forma positiva sufrió mucho el proceso de la enfermedad. “La segunda operación fue más “fácil” y vuelvo a ser un humano normal. Pero la primera semana no quería comer del miedo. El primer mes fue un horror”, recordó el exdefensor de River, que también fue campeón del mundo con la Selección Argentina sub 20 en 1995.

“No fue fácil el proceso, pasé por un montón de emociones. Estar enojado, llorar, encerrarme y no hablar con nadie. Pasé por una montaña rusa de emociones”, relató Domínguez, que dejó su enseñanza sobre la enfermedad. “No es saludable encerrarse. Me hizo muy bien hacer terapia. El camino es durísimo. Tenés que estar muy fuerte y pedir ayuda, no tener miedo. No guardarse nada y empezar a compartir. Hablar como te salga. Dar y recibir amor”.

Compartir en: