fernando dente

“Los gays no hablaban de esas cosas. A los… me hice cargo de mi identidad sexual. Había llegado hasta a odiarme”

Fernando Dente conmovió con su estremecedor relato. ¡Mirá!
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/06/05/los-gays-no-hablaban-de-esas-cosas-a-los-me-hice-cargo-de-mi-identidad-sexual-habia-llegado-hasta-a-odiarme/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-05T12:17:43-03:00">junio 5, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-05T12:47:49-03:00">junio 5, 2019</time></a>

Sin dudas, Fernando Dente fue el nombre que sacudió la agenda del mundo del espectáculo. Durante los últimos días, se viralizó el conmovedor relato del famoso, quien dialogó con la Revista Gente y se animó a revelar detalles estremecedores de su vida.

Vale recordar que El Intransigente publicó con anterioridad: “Antes de morir, mi mamá me reveló que soy hijo de un cura”, expresó el actor y dejó en evidencias que sufrió mucho en su entorno familiar. “El arte me salvó de la violencia familiar”, reconoció Dente, además de asumir su sexualidad.

Por supuesto, la noticia se viralizó y la palabras más esperadas eran nada más y nada menos que la de su hermano, el panelista de “Nosotros a la mañana”. “Hace mucho tiempo que trabajo en televisión, sé de que se trata todo estoy y siempre digo que los límites los pone uno, por supuesto que somos cuatro hermanos y voy a bancar incondicionalmente la decisión de mis hermanos” (sic), dijo Tomás, claramente afectado y con lágrimas en los ojos.

“Fer sintió la necesidad de contar su retrospectiva es lícito, pero no voy a decir nada al respecto, de ninguna manera. Es él quien hizo esta declaración, tienen que preguntarle a él” (sic), cerró el periodista del Trece.

Pero eso no fue todo, el protagonista de la nota volvió a hablar y esta vez fue más preciso y se animó a tocar un tema delicado: su sexualidad. Manifestó que su despertar sexual fue a los 13 años, cuando se sintió atraído por un compañero del colegio La Salle de Flores, aunque su historia no tuvo final feliz: “Que quede claro que acá, el pu… no soy yo”, reveló Fer, al recordar la frase que le insinuó el joven.

Ante la negativa, Dente tomó una decisión y se enfocó a su trabajo: “Esto no va. Quiero ser como Julio Bocca y vivir enfocado en mi carrera… Por aquel entonces, para mí, los gays no hablaban de esas cosas, no tenían vida sexual” (sic).

Más tarde, aclaró que la postura cambió cuando conoció a una chica y argumentó: “Me deslumbró. Ella, su casa llena de cuadros de Fidel Castro y el Che Guevara, y, principalmente, del calor de hogar que siempre busqué. Yo era un hijo más. De hecho, aún seguimos en contacto con ella y con sus papás” (sic), detalló.

Pero todo terminó a los 17 años, edad en la que reflexionó y se animó a asumir su sexualidad: “No es mi camino. El amor debería completarse con pasión… Me hice cargo del deseo. De la identidad sexual por la que había sufrido durante tanto tiempo. Culpándome. Convencido de que estaba maldito. Y por lo que había llegado hasta a odiarme”, concluyó Fernando.