silvio soldan

“¡No, por Dios! Ya pasó… trato de no acordarme. Lo…” ¡Silvio Soldán habló del peor momento de su vida!

El conductor de 84 años se sinceró. ¡Mirá todo lo que dijo!
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/06/27/no-por-dios-ya-paso-trato-de-no-acordarme-lo-silvio-soldan-hablo-del-peor-momento-de-su-vida/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-27T12:21:40-03:00">junio 27, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-27T12:21:41-03:00">junio 27, 2019</time></a>

Sin dudas, Silvio Soldán es un personaje del mundo del espectáculo. Su nombre estuvo ligado a grandes éxitos, fracasos, polémicas, triunfos y hasta fue uno de los famosos que pasó una etapa de su vida en la cárcel. En este caso, el conductor de 84 años cedió y brindó una extensa entrevista en la que recordó su larga trayectoria en la farándula y no se olvidó de mencionar los peores y mejores momentos de su carrera.

El presentador dialogó con Ciudad y se animó a hablar de todo. “En la cárcel aprendí que cuando los presos duermen no podés hacer ningún ruido porque es su único momento de libertad. Y no se los puede molestar porque, de repente, están soñando y el sueño te lleva a cualquier lado. El sueño te pone en libertad”, se sinceró.

Luego, el periodista se mostró muy interesado por el tema y quiso saber más, aunque con total seguridad, el protagonista reconoció que ese hecho fue uno de los más oscuros de su vida y dijo: “No me gustaría seguir hablando de esto. Pasaron muchos años ya…”, manifestó el presentador, quien fue detenido en el 2004. “Detuvieron a Silvio Soldán y Giselle Rímolo está prófuga”,  publicó Clarín en aquel momento.

Más tarde, llegó una pregunta muy contundente: “¿Fue el peor momento de tu vida?, le consultaron. “Sí… sí, fue muy duro, muy duro. Si una gitana me decía un tiempo antes ‘usted va a terminar en Devoto’, hubiera dicho que estaba loca, ja ja ja. No podía haberlo imaginado nunca. Pero bueno… son cosas que pasan en la vida”, manifestó Silvio.

“Yo tengo la rara habilidad de olvidarme de lo que no me gusta, de lo que me hace daño y de lo que me duele. Trato de olvidarlo… No recuerdo prácticamente nada de lo que pasó ahí… Pero no es motivo de preocupación, ni de recuerdo, ni de angustia, ni de nada”, agregó y continuó con el tema.

“El primer día sí porque es todo una incógnita. Decís ‘¿qué es lo que va a pasar conmigo?’. Llegar a ese lugar que jamás imaginé que podía estar, únicamente para hacer una nota para la televisión. ¡No, por Dios! Ya pasó… trato de no acordarme… Lo borré todo”, confesó. Inmediatamente, el entrevistador exclamó: “¿Tuviste que pelearte?”.

“No, en absoluto, me trataron muy bien. No tengo absolutamente nada que decir de ellos ni del Servicio Penitenciario, tampoco”, admitió y contó lo que aprendió: “En ese lugar, la gente tiene códigos que a veces no se encuentran afuera. Y eso me hizo madurar mucho. Porque los tipos que están ahí tienen códigos, se respetan y nadie critica al otro”.

También fue consultado sobre su opinión acerca de las críticas que recibió: “Si tenía que enojarme, tendría que haberme enojado con la mitad del ambiente. Y no vale la pena. Además, cada uno hace su negocio, y el de ellos en ese momento era defender su rating. Y si yo se los daba, tenían que usarme”.

“¿Qué vas a hacer? Muchos me pidieron disculpas después, eh. Pero bueno, pasó. Y no hay rencor. Además, entiendo que es el negocio, como podría haber sido el mío en otro momento. Que le pase algo a alguien y que yo lo aprovechara como usufructo personal. No es bueno, pero es lo que ocurre, ¿o no?”.

Para finalizar, el presentador realizó una contundente reflexión sobre su vida: “Positivo. Siento el cariño de la gente en la calle. Mi vida está llena de elogios. La gente te ayuda a vivir. A mí por lo menos. “¿Te arrepentís de algo?”, le preguntaron. “Pero eso es… ¿qué podés cambiar? Lo que pasó, pasó”, declaró el entrevistado.

“No lo podés cambiar. Si pudiera, cambiaría un montón de cosas, pero no… ¿para qué pensar en eso? Por supuesto, no me gustaría haber estado en el ‘country’, o haber tenido determinadas relaciones, hay muchas cosas. ¿Qué importancia tiene?”. No se puede volver atrás el almanaque. Lo pasado, pisado. Te vino bien, fantástico; te vino mal, paciencia. Lo importante es que el balance sea positivo”, concluyó Soldán.