El crudo relato de una famosa exvedette: “Si no me morí cuando me caí me moría por…”

La mediática recordó el momento más duro de su vida. Conocé su historia.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/06/30/el-crudo-relato-de-una-famosa-exvedette-si-no-me-mori-cuando-me-cai-me-moria-por/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-30T07:48:18-03:00">junio 30, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-30T08:19:00-03:00">junio 30, 2019</time></a>

Cada fin de semana en “PH Podemos Hablar” se viven momentos memorables y de todo tipo. Los invitados suelen recordar anécdotas divertidas que causan de risa a los televidentes, otras veces se animan a contar sus secretos más picantes y otras tantas cuentan sus experiencias más duras de vida. Este sábado, una famosísima exvedette narró un episodio en el que estuvo a punto de perder la vida.

Se trata de Alejandra Pradón, quien en el año 2004 protagonizó las portadas de todos los medios tras haberse caído del edificio en el que vivía, ubicado en Mendoza 1925. El hecho ocurrió tras una intensa discusión con quien era su novio en aquel momento, Fabricio Lallana. Esa es la versión de la mediática, en aquel momento se rumoreaba que todo se habría originado porque ella habría estado con jugadores de River, quienes supuestamente solían hacer fiestas en el primer piso.

La bellísima rubia sufrió fracturas y politraumatismos, además fue operada de la cadera. Por ese grave suceso Lallana estuvo acusado de intento de homicidio y pasó 55 días en la cárcel de Marcos Paz, pero luego fue sobreseído por la jueza Wilma López, por falta de pruebas. Sin embargo, Ale asegura que su ex la forcejeaba, lo que causó su caída, y por tal motivo cree que sería conveniente reabrir la causa.

Así lo afirmó en el ciclo conducido por Andy Kusnetzoff. Según su testimonio, con Fabricio se encontraban sólo los fines de semana, porque durante la semana tenía mucho trabajo. Cuando llegaban los lunes ella le pedía que se fuera, pero él insistía en quedarse. Su exsuegra le había sugerido que para lograr que él se fuera que le arrojara su ropa por el balcón de manera que tuviera que bajar a buscarla y en ese ínterin ella aprovechara para cerrar la puerta con llave impidiéndole la entrada.

“Estabamos discutiendo. Yo le estaba tirando la ropa, le decía que se fuera a Córdoba. Todos sabemos cómo es este oficio que no parás de trabajar y él siempre, muy pesado, se quedaba atrás mío. No quería estar sin mí. Se iba pero después volvía…”, arrancó explicando. “Yo le decía que se buscara un laburo… Y la madre me decía: ‘Tirale las cosas por el balcón y ponele llave a la puerta’. Así estuve un tiempo”, agregó.

“Toda la culpa, para mí, la tienen los padres. No es un malcriado: es un ser que no tuve educación porque los padres no le dieron educación”, completó. “Le tiré las cosas un mes, dos meses, cuatro meses… Y en un momento la que se cayó fui yo”, agregó la artista. “Estábamos discutiendo y yo le estaba tirando la ropa. Y no sé, un día me despierto con las luces blancas en terapia intensiva”, expresó Alejandra.

“No es que me empujó. Yo soy muy chiquita, él mide 1,94 metros. Estaba forcejeando y al estar discutiendo…”, argumentó. Lo peor vino después, dado que el hombre la levantó y la llevó al departamento para esconderla. “Lo primero que hizo después de la caída fue poner su bolso en la puerta para trabarla. Me levantó y me quebró los vasos sanguíneos. Estuve en terapia intensiva con cero glóbulos rojos, toda desangrada. Siempre digo ‘yo fui Jesucristo'”, narró.

“Él me escondió, yo diría que la Justicia investigue. Esa persona es lo peor que me ha pasado en la vida. Si no me morí cuando me caí me moría por haberme desangrado o cuando me escondió”, declaró. E insistió: “Para mí habría que reabrir la causa”. Con respecto a los rumores sobre los jugadores de fútbol opinó: “Hubo gente muy mala… Lucrar en base a Alejandra Pradón es feo, horrible, porque la única historia fue esta que estoy contando. Me rompe mucho las pelotas cuando inventan”.

“La señora del administrador de mi casa, dos o tres años después de eso, me dijo que ‘hay un tal Aguilar’ y me contó esta historia: a los mejores jugadores de River los vendió y les dijo ‘se está corriendo la bola que estuvieron con la Pradón, les conviene que los venda’. Y ahí lo vendió por muchísimo, y se quedó con mucho”, argumentó Pradón. “Le sirvió para venderlos por poquito y agarrar mucho. Esa es la versión de gente que me ha llegado a mí. La verdad que todo muy feo”, cerró.