“Para mentir y mostrar la…” ¡Julio Chávez respondió los ataques de Jorge Rial y fue contundente!

Foto: Captura Intrusos

¡El actor tuvo palabras muy duras contra el creador de Intrusos!
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/07/13/para-mentir-y-mostrar-la-f-julio-chavez-respondio-los-ataques-de-jorge-rial-y-fue-contundente/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-13T13:36:41-03:00">julio 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-13T13:41:53-03:00">julio 13, 2019</time></a>

Jorge Rial es uno de los periodistas más respetados de la televisión argentina, por ese motivo, muchos famosos no se animan a discutir con él y prefieren guardar silencio cuando los cuestiona; sin embargo, eso no impide que, ocasionalmente, el creador de Intrusos dispare munición gruesa contra referentes de la pequeña pantalla, y lo demostró el viernes pasado, cuando le dedicó un texto realmente picante al nuevo emprendimiento de Adrián Suar llamado El Tigre Verón.

Esta serie, protagonizada por Julio Chávez, cuenta la historia de un sindicalista que maneja la UTCA (Unión de Trabajadores de la Carne) gracias a una eficiente combinación de astucia, inteligencia y miedo; este enfoque no convenció al papá de Rocío y Morena que escribió un tuit realmente muy irónico contra el dueño de Polka: “¿Cuándo van a hacer una ficción sobre un empresario garca, mujeriego, que se la pasa de joda, le paga a las modelos para hacer de novias y negrea a los trabajadores?” (sic).

Y, por si esto no fuera suficiente, el periodista luego apuntó contra un importantísimo empresario argentino, aunque sin dar su nombre, solo un apodo para reconocerlo: “No sé. Un título como El Tano Gatazzi. Te la dejo picando Suar, para cuando se agote lo de los sindicalistas” (sic). Adrián decidió no responder a la agresión y mantuvo un cauto silencio sobre el tema pero el protagonista de la historia no se quedó callado.

Entrevistado por Radio Ciudad, Chávez fue contundente. “Yo no soy actor para bajar línea. Me ocupo muy seriamente de hacer un seguimiento e intento ser muy cuidadoso por un lado y por el otro, porque la grieta no es una ficción que a mí me gusta contar y no tengo ni las espaldas ni la cintura para eso. Creo que a los que tienen una idea y luchan por esa idea, hay que respetarlos mucho, por eso hago un fuerte seguimiento del personaje ahí”, comenzó diciendo el veterano intérprete.

Y luego dobló la apuesta. “Lo único que me interesaba era que fuera una ficción, porque yo no quiero hacer nada testimonial. Leí el libro y me gustó. Y me gustó que no sea bajar línea, Interpreté a un ser humano que cualquiera puede reconocer como tal. Se eligen ciertas verdades para mentir y mostrar la ficción. Uno construye una ficción en relación a verdades que pertenecen a un imaginario, son verdades relativas. El marginal les gusta mucho a muchas personas que están en la cárcel, pero ellos mismos aclaran que en realidad no son así”, afirmó Julio.

Posteriormente, en una charla con el portal Ciudad.com, Chávez fue todavía más sincero. “Para mí Verón es un hombre muy reconocible en su vulnerabilidad, en su emotividad, en algo muy argentino también que tiene que ver ‘con mi vieja no te metés, con mi coche no te metés, con mi gente no te metés’. Algo de caudillo. Una especie de afectividad anarquista en un sentido, de ser autónomo, de no ser domado. Para mí eso nos quedó un poco del gaucho, de una idea”, aseguró el gran referente del cine, el teatro y la televisión.

Y luego habló de la inmensa oportunidad que significa para él participar de trabajos como El Tigre Verón. “Estoy contento con el oficio y estoy agradecido. Han pasado muchas décadas, te diría, y han pasado muchos años, y sigo teniendo el privilegio de que se me sigan dando partidos que para un actor son buenos partidos. Eso es algo que hay que agradecer, porque podría no ser así”, señaló el intérprete para luego hablar, una vez más, de la militancia partidaria.

 “Le decía a un colega tuyo que insistía en llevarme al asunto político, y entiendo que tal vez para él es un espacio que le interesa más, pero yo me resistía: no es el espacio ideológico mío, mi militancia no está ahí. Y no me metería por respeto, porque sería un opinólogo. Y yo no opino, yo pienso. ¿Y desde qué espacio pienso? Desde el espacio de la actuación”, señaló el actor, dejando bien clara su postura y evitando de esta manera entrar en una nueva polémica.