“Tuvo cáncer, fue muy complicado”, ¡famosa estuvo con Santiago del Moro y emocionó a todos!

¡El conductor no esperaba esta dura confesión de su invitada!
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/07/13/tuvo-cancer-fue-muy-complicado-famosa-estuvo-con-santiago-del-moro-y-emociono-a-todos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-13T18:26:23-03:00">julio 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-13T19:24:56-03:00">julio 13, 2019</time></a>

Es común imaginar que las esculturales mujeres que brillan en el mundo del espectáculo tienen una vida perfecta, sin problemas ni preocupaciones, por supuesto, la realidad suele ser muy diferente, y el mejor ejemplo es Pampita, que debió afrontar la muerte de Blanquita, su hija, un golpe realmente terrible del cual, todavía, no puede recuperarse; lo que nadie sabía es que Daniela Pérez, que comenzó su carrera en Las Primas y luego se hizo conocida como solista por su hit “Endulzame que soy café”, había vivido una situación igual de compleja.

Ver esta publicación en Instagram

Después de pasar por #MillonarioTelefe, Daniela nos contó sus sensaciones 📺 Mirá la entrevista completa en telefe.com 👇

Una publicación compartida por Telefe (@telefe) el

La cantante estuvo en ¿Quién quiere ser millonario?, el ciclo que conduce Santiago del Moro en Telefe, y contó la dura historia que le tocó vivir. La escultural rubia se presentó al programa acompañada por Natalia y Claudia, las compañeras de su antiguo grupo musical, y narró la enfermedad de su hija. “Tuvo cáncer de ovarios y después hizo metástasis de colon, fue muy complicado. Tengo que agradecerle mucho a la ciencia. Sí, rezaba, pero recé muchísimo más a partir de eso. Es mi hija, la tuve muy joven”, reconoció la actual pareja del economista Javier Milei.

Y luego dio más detalles al respecto. “Me pongo a pensar y no recuerdo mi vida sin mi hija, porque fui mamá a los diecisiete años y después empezaron a aparecer cosas lindas, triunfos, una carrera… Mi hija es todo para mí, yo siempre le dije y le voy a seguir diciendo que es mi mejor canción. Ella me enseñó, me dio mucha fuerza. Gracias a la ciencia y al Italiano pudo vencer el cáncer. Para mí fue muy difícil porque es mi hija, y esto no se trata de competir, porque el dolor de cada uno es fuerte”, reconoció Daniela.

“A veces uno dice que se pueden superar muchas cosas, menos la muerte de un hijo. En la vida yo creo que todo se puede superar, y si no se supera se puede sobrellevar. Mi hija fue una nena tocada con la varita. Es muy fuerte, yo creo que Dios le pone estas pruebas a las personas que son fuertes y que pueden soportar tanto curarse como irse de este mundo. Mis nietos me decían: ‘Si mamá se va vos vas a ser nuestra mamá’. Y yo les decía: ‘Yo voy a ser siempre todo lo que ustedes quieran, mamá no, pero voy a estar junto a ustedes. Mamá no se va a ir porque todavía no le tocó’. Y Dios me escuchó”, aseguró Pérez.

Afortunadamente, todo salió bien, y la hija de la cantante se encuentra recuperada, viviendo con su marido. Daniela además contó que, mientras duró el tratamiento para la enfermedad, pasó mucho tiempo en el Hospital Italiano, y, al no poder dormir, vio a muchos niños luchando contra el cáncer, lo que despertó en ella la intención de brindarles su apoyo.

“Me gustaría ayudarlos, pero bueno, no tengo lo suficiente para hacerlo. Me encariñé especialmente con uno, Lucas, que no puede pagar mucho sus tratamientos, y le prometí a su mamá que lo que sacara iba para él”, reveló la imponente rubia sobre el destino que pensaba darle al dinero que ganó en el programa (ciento treinta mil pesos, porque decidió retirarse en un momento para no arriesgar lo acumulado).

Luego Daniela contó sus planes a futuro. “Estoy con un proyecto para niños, que si Dios quiere se va a dar. Gran parte de los fondos que voy a recaudar van a ser para todos los niños que padecen esta enfermedad. Me di cuenta de que esta es mi misión más importante en la vida: ayudar”, remarcó la cantante. El programa cerró con Las Primas, el emblemático grupo de los años ochenta, haciendo el clásico “trencito” mientras entonaban sus grandes hits.