“Estoy bloqueado en los teléfonos de mis hijos…” ¡Maxi López apuntó contra Wanda Nara y Mauro Icardi!

El futbolista lanzó fuertes acusaciones contra su exesposa y su examigo.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/07/14/estoy-bloqueado-de-los-telefonos-de-mis-hijos-maxi-lopez-apunto-contra-wanda-nara-y-mauro-icardi/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-14T08:03:46-03:00">julio 14, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-14T08:32:12-03:00">julio 14, 2019</time></a>

Todo el mundo está familiarizado con los conflictos entre Wanda Nara y su exesposo, Maximiliano López. Se conocieron en mayo del 2008 y tras meses de noviazgo decidieron casarse. Al poco tiempo llegarían tres niños: Valentino, Constantino y Benedicto. Sin embargo, en el 2013 el romance llegaría a su fin con un gran escándalo. Desde entonces, la expareja mantiene una batalla legal y mediática interminable.

Como anticipó anteriormente El Intrasigente, Maxi fue invitado al ciclo conducido por Andy Kusnetzoff “PH Podemos Hablar” donde reveló importantes detalles de la conflictiva relación con su ex y las dificultades que ella pone para que pueda comunicarse o ver a sus hijos, motivo por el que la modelo buscó impedir que saliera la nota. ¡Pero la situación fue más allá! El futbolista contó que le pidió ayuda a Mauro Icardi (marido de Wanda) y sorprendió a todos con la reacción de su examigo.

Al principio, el delantero de Vasco de de Gama reveló que hay una cronograma de visitas firmado por un juez pero no se respeta. En los seis años que lleva separado de la mediática nunca pudo ponerse de acuerdo con ella para visitar a sus hijos, a quienes sólo vio dos veces en el último año. Incluso, aclaró que en algunas ocasiones, cuando jugaba en Italia, fue hasta la casa de Nara e Icardi a buscar a sus niños pero no le abrieron la puerta.

“Si voy a ver a los chicos tengo que hablar con la madre pero el diálogo se cortó por diferentes situaciones. A veces, cuando iba a verlos, viajaban o llegaba a la casa y no me abrían la puerta”, relató. “El único momento en el que podía encontrarlos era si llegaba desde otra ciudad al colegio y los pasaba a buscar por ahí para tener un tiempo con ellos. En los últimos años que estuve viviendo en Italia los vi muy poco”, confesó más adelante.

“Los problemas de los grandes los tienen que solucionar los grandes. Cuando entran los chicos en los conflictos de los grandes no está bueno porque yo puedo resolver, pensar y manejarme de otra manera. Pero cuando una persona trata de hacer daño a otra a través de los más chicos no está bueno. No por mí, sino por ellos”, analizó el exjugador de River notablemente molesto. En ese sentido, dijo que lucha día a día para ver a sus pequeños.

“Mi lucha es para tratar de estar presente porque sé que me estoy perdiendo un momento de la vida de ellos que no va a volver atrás”, reconoció Maximiliano. Entonces aseguró que está bloqueado de los teléfonos de los chicos. “Entre nosotros hay un ambiente que está bueno y es saludable, como si no hubiese pasado el tiempo. Yo soy grande y sufro (no verlos seguido), me imagino que ellos también. Pero quizás, en algún momento, esto cambie”, señaló.

“Me ha pasado mil veces que me pregunten ‘Papá, ¿por qué no viniste al partido?’. Y papá fue al partido, pero no te pudo ver. O ‘¿por qué no me llamaste?’. Y papá te llamó…”, expresó angustiado. Finalmente, Andy le consultó si había intentado comunicarse con Mauro. López, comentó que su colega le cortó varias veces el teléfono, dejando en claro que no pueden comunicarse. Además, narró una conversación que tuvieron hace tiempo, antes de que el rosarino tuviera sus hijas: Francesca e Isabella.

“Le dije: ‘en un futuro vas a ser padre y vas a entender la situación. Por ahí ahora no lo entendés porque no lo sos, pero no está bueno’”, recordó. “La respuesta fue negativa. Cuando a mis hijos los veo utilizados en alguna situación me jode, me duele. Soy padre, es normal, pero intento siempre, a base de diálogo, intentar encontrar alguna solución”, lanzó. “La plata no alcanza nunca… Después de todos estos años y viviendo diferentes situaciones me parece que el tema del dinero es un pretexto. Acá no es que está faltando el dinero, lo que está faltando es el respeto y ni todo el dinero del mundo puede cubrir eso”, concluyó.