“Mi papá está en una etapa de llorar mucho…” ¡Soledad emocionó a todos hablando de su progenitor!

Foto: Instagram oficial de Soledad Pastorutti.

¡La cantante reveló detalles desconocidos de su padre!
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/07/22/mi-papa-esta-en-una-etapa-de-llorar-mucho-soledad-emociono-a-todos-hablando-de-su-progenitor/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-22T19:02:01-03:00">julio 22, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-22T19:02:02-03:00">julio 22, 2019</time></a>

El mundo del espectáculo puede ser realmente despiadado, especialmente con las mujeres, al exigirles que cumplan con una serie de imposiciones que no suelen tener que soportar los hombres, afortunadamente estos viejos paradigmas están cambiando; de este y otros temas habló Soledad Pastorutti en una larga entrevista que concedió al portal Infobae. Sincera como siempre, la cantante no se guardó absolutamente nada.

“En los últimos tiempos me siento más cómoda porque llegué a un lugar de mucho disfrute. Después de que cumplí los 20 años me di cuenta de que no logré poca cosa, ¿no? Mantenerme 20 años habiendo empezado con 15, y sin entender tanto del medio ni estar tan preparada para eso, yo creo que es un gran logro. Y la permanencia tiene que ver con el trabajo, con el insistir. En los primeros años fue inconsciente, y esa insistencia fue más de mi papá que mía…”, arrancó diciendo la referente de la música tropical.

Y luego profundizó el relato sobre la fuerte relación que la une a su progenitor. “Papá me insistía para ir a cantar a algún lado. Vendía mis primeros discos, pero también insistía en los medios de comunicación, en la compañía discográfica. Después esa posta la tomé yo, y me hice cargo: ‘Esta es mi carrera, quiero hacer esto’. Aunque de alguna manera no decidí hacerlo cuando tenía 15 años, o cuando tenía ocho y empecé a cantar, porque yo no creo que ningún niño de ocho años tenga todo tan claro”, aseguró la Sole.

“Mi viejo era visionario, pero también tenía una necesidad: había una mezcla de muchas cosas en esas circunstancias. Él, orgulloso de sus hijas, que cantaban y que arrancaban el aplauso del poco público que en aquel momento iba a las peñas folclóricas y a los festivales. Después, también encontró en nosotras una salida, un escape a una situación difícil en lo económico y en lo laboral. Lo quiero contar de tal manera que nadie lo entienda mal, porque por ahí uno puede decir: “¡Ah, qué vivo el padre!”, reconoció Pastorutti.

Para luego dejar bien clara su postura. “Y no tenía que ver con eso, tenía que ver con un deseo, con una cuestión de decir: ‘Somos de un pueblo pero lo podemos lograr’. En algún aspecto mi viejo parecía un loco por confiar tanto y tan ciegamente. Pero bueno, al pasar el tiempo yo me siento cada vez más cómoda en este lugar, lo que no me convierte en una persona que se estanque; al contrario, yo siempre sigo. Pero he logrado cosas que parecía imposible lograr”, remarcó Soledad.

“Y sigo pensando que puedo lograr muchas más porque me apasiona, porque más de una vez es como decís vos, me siento cansada, tengo ganas de dejarlo todo… Pero al otro día me levanto y ya se me ocurrió otra idea, y eso tiene que ver con que ni siquiera lo pienso. Es como una fuerza que me viene”, aseguró la cantante. Para luego volver a hablar de su progenitor y el lugar que ocupa hoy en su vida.

“Mi papá está en una etapa de llorar mucho cuando me ve. No sé, ve esta nota y se emociona. Él siente mucho orgullo por nosotras, y por lo que él logró también. Mi papá perdió a su papá cuando tenía 18 años, él es hijo único y tuvo que hacerse cargo de su mamá, y desde los ocho que trabajaba en un taller mecánico, primero lavando repuestos y después aprendiendo el oficio. Con ese contexto que lo rodeaba podría haber sido un tipo de poco mundo. Sin embargo, yo no sé si la enseñanza que le dejó su papá, a pesar de haber muerto muy joven, pero algo lo trascendió de tal manera que él pudo abrir mucho más allá su horizonte, y esa es una de las cosas que yo aprendí mucho de él: no tener límites. Que no te limite haber nacido en un pueblo de seis mil habitantes, ni ser mecánico, lo que mucha gente podría ver como un oficio que te limita. Mi papá siempre participó de cualquier institución del pueblo, siempre estuvo ahí, ya sea de un club de fútbol, la política, lo que sea. Un tipo muy inquieto”, reconoció Pastorutti.