Saint Laurent y el desfile que pudo haber causado una tragedia medioambiental

La marca top es señalada por violar distintas regulaciones medioambientales.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/08/03/saint-laurent-y-su-polemico-desfile-en-california/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-03T17:49:08-03:00">agosto 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-03T19:15:54-03:00">agosto 3, 2019</time></a>

Se puso de moda hacer desfiles en la playa, en un campo de lavandas o en donde sea que la naturaleza dé un marco despampanante. Pero todo tiene su costo. Y esta vez le podría salir caro a Saint Laurent, una de las marcas más top del momento, luego de la presentación de su última colección en California.

En concreto, se acusa a la marca de haber transgredido regulaciones establecidas para proteger la flore, la fauna y en el entorno de la playa Paradise Cove. Este fue el lugar seleccionado para presentar la más reciente colección masculina primavera-verano 2020 del diseñador Anthony Vaccarello.

Por supuesto, una presentación de este estilo se realiza a todo trapo, tanto en escena como detrás de ella. En especial, si se cuenta con personalidades como Miley Cyrus, Keanu Reeves o Laura Dern entre los asistentes. Por eso se cuidan todos los detalles operativos, técnicos y de protocolo. Sin embargo, faltó el factor medioambiental.

Una de las principales denuncias en relación con el desfile es que se realizó en un sector donde normalmente desova el pez gruñón. Para el evento se cubrió la zona con la pasarela, afectando ese proceso. Matt Myerhoff, representante del ayuntamiento de Malibú, explicó a Vogue Business que “construyeron un paseo y lo afianzaron con sacos de arena de plásticos”.

Hay que recordar que el uso del plástico está prohibido en la ciudad, según detalló Myerhoff. De hecho, California es considerada una de las zonas con mayores cuidados y controles relacionados con la naturaleza. Como si lo anterior fuera poco, durante el desfile también se saltaron normas vinculadas con la intensidad y la altura de las luces, además del uso de botellas de plástico.

Eso derivó en múltiples quejas de parte de los residentes. Aunque la marca no se expresó al respecto, este hecho vuelve a poner sobre la mesa hasta cuál punto puede llegar la industria en busca de espectacularidad y performance durante sus desfiles. Hay que tener en cuenta que estas presentaciones, más allá de dónde se realizan, están vinculadas con el concepto de las colecciones. Lugar y diseños se funden en la experiencia.

Por eso es importa tanto las prendas como su lugar de presentación. Puede que el inconveniente no esté en apostar por presentaciones rimbombantes sino, simplemente, sea cuestión de prestar atención a las distintas regulaciones medioambientales para evitar problemas mayores y, de alguna manera, fomentar la consciencia ecológica desde las compañías de moda más prestigiosas del mundo.