Natalie Pérez y Franco Masini se bailaron todo en la fiesta de Reebok

El lanzamiento de las nuevas zapatillas fue un fiestón lleno de influencers y celebrities
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/08/05/natalie-perez-y-franco-masini-se-bailaron-todo-en-la-fiesta-de-reebok/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-05T17:29:17-03:00">agosto 5, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-05T18:23:22-03:00">agosto 5, 2019</time></a>

La nueva silueta chunky marcó tendencia en un espectacular evento de la noche porteña. Reebok Classic dio a conocer la re versión de su nueva zapatilla que viene imponiéndose en los outfits urbanos: Aztrek 96, junto a influencers, prensa y amigos de la marca, quienes disfrutaron la gran fiesta de Reebok.

El squad de embajadores impuso su impronta trendy en el evento, con looks que combinaban las nuevas zapatillas Aztrek 96: camperas oversize y prendas típicas de los años 90. No faltó nadie, pero todas las miradas estaban en básicamente dos personas: Natalie Pérez y Franco Masini se lucieron en la pista de baile junto a sus amigos.

La locación del evento no fue casual. Todo se montó en medio de una fábrica antigua ubicada en el barrio de La Boca que invitaba a los asistentes a un viaje a lo inesperado: desde una estación de tatuajes en vivo comandado por Toto Tatuer, icónicos videojuegos de los 90, hasta un delivery de pizzas dentro del predio.

En el medio de la noche, las luces se apagaron para iluminar y hacer foco en la silueta de la nueva zapatilla, seguidas por la aparición de DJ B.R.O.D.E.R, conocido por ser el protagonista de la famosa Fiesta BRESH, quien hizo bailar a los invitados y convirtió el lanzamiento en una verdadera fiesta.  

Sport The Unexpected es la campaña de Reebok que entiende bien a los millenials, que eligen diariamente combinar prendas deportivas para todo tipo de ocasión: desde una reunión de trabajo hasta una fiesta con amigos. Por eso, las zapatillas celebran a los que desafían lo convencional y el estatus quo.

La versión chunky encarna el espíritu deportivo, convirtiéndose en un “must have” de la moda callejera mediante superposiciones angulares y un logotipo vectorial más audaz, lo que le aporta notas típicas de los años 90 que, como sabemos, volvieron con todo.