Barneys, un icono de la moda de NY, en bancarrota

Cerrará varios de sus locales para reducir gastos, entre otras medidas. Esperan por un comprador.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/08/07/barneys-un-icono-de-la-moda-de-ny-en-bancarrota/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-07T19:11:26-03:00">agosto 7, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-07T19:11:27-03:00">agosto 7, 2019</time></a>

Barneys New York, el mítico local ubicado en Madison Avenue, alcanzó aún más fama mundial por ser una de las locaciones de la aclamada serie “Sex and the City“. Sus protagonistas iban a esta tienda departamental para atender caprichos y comprar ropa de las firmas más lujosas del mercado. Sin embargo, pese a su historia, la empresa se declaró en bancarrota.

El uso de Barneys New York como un espacio cotidiano en la serie no era solo una decisión de producción sino el reconocimiento del valor de esa cadena de tiendas dentro de la industria de la moda y el lujo. Miles de personas compraron en sus instalaciones ese vestido o aquella blusa que tanto anhelaban. Ahora, varias de sus sucursales en Estados Unidos serán cerradas.

En total, se estima que hay 22 almacenes de los cuales cerrarán al menos quince. Esta pérdida afecta al sector de la moda, a sus clientes tradicionales y, además, es un hecho sensible para la cultura. Barneys no solo representa un emporio de reconocidas firmas; también se permitió el lujo de contar en sus espacios con prestigiosos artistas.

Entre ellos, y probablemente el más destacado, Andy Warhol, quien fue protagonista de varios de sus anuncios. Por sus instalaciones pasaron figuras como Cher y el pintor Jean-Michel Basquiat. Es por eso que el declive de la empresa se estima como algo que escapa a lo comercial y que afecta a distintas áreas.

La compañía se posicionó como un epicentro en el que moda y arte se relacionaban con naturalidad. Parte de eso se debió a que sus instalaciones tenían un estilo tan particular como propio. En un texto personal, la autora Rachel Tashjian describió el espíritu de la mítica tienda de Madison Avenue de la siguiente manera: “Lujoso, con gran personalidad. Quizás incluso un poco peligroso. Era un lugar para ver y ser visto”.

Algunos de los locales que aún estarán en funcionamiento, junto al de la histórica avenida en el que se filmó “Sex and the City”, son los ubicados en Beverly Hills, San Francisco, Boston y la sucursal ubicada en Mahattan. Entre las que cerrarán se encuentran las de Chicago, Las Vegas y Seattle. Se estima que en la empresa trabajan al menos 2300 personas de manera directa.

A partir de ahora, Barneys reducirá gastos y esperará por un comprador que la ayude a reflotar en un sector que experimentó muchos cambios en los últimos años. Las razones de su quiebre se explican, principalmente, por dos motivos. Primero, el elevado costo de los alquileres. Se estima que la empresa paga alrededor de 30 millones de dólares anuales en ese apartado.

El segundo aspecto es la caída de las ventas en el sector. Los consumidores ya no van hasta las tiendas sino que compran directamente por internet o en las concept store que las firmas desarrollan desde hace años. Resta ver si aparece ese comprador que salve parte del legado de la firma fundada en 1923 o, por el contrario, se tendrá que liquidar un ícono contemporáneo.