De rapero a multimillonario: la historia del legendario Jay-Z

De una infancia turbulenta, el abandono de su padre, pasó a tener una carrera musical sólida e inversiones en distintos sectores.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/08/08/de-rapero-a-multimillonario-la-historia-del-legendario-jay-z/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-08T18:31:36-03:00">agosto 8, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-08T20:55:01-03:00">agosto 8, 2019</time></a>

Aunque su nombre verdadero es Shawn Corey Carter, da igual: el mundo entero lo conoce como Jay-Z, productor, empresario y, desde hace poco, también es considerado como el primer rapero multimillonario de la historia, con una fortuna estimada en nada más y nada menos que 1000 millones de dólares.

La distinción se la hizo la mítica revista Forbes, especializada en este tipo de listas que involucran fama y cantidades estratosféricas de dinero. Más allá de la cifra, a simple vista imposible de dimensionar, la historia de Jay-Z es la de un chico que a través del esfuerzo y la música cambió una vida que pudo haber estado destinada al fracaso.

Para alcanzar esa espectacular cifra de millones, el rapero invirtió en distintos proyectos y áreas el dinero que fue ganando en los escenarios y a través de los contractos comerciales. En la actualidad, su emporio económico está conformado por propiedades en Nueva York, Los Ángeles y acciones en Uber estimadas en 70 millones de dólares.

A éstas se suman 75 millones de dólares como parte de un catálogo de música, acciones en marcas como Armand de Brignac y D’Usse, de champán y coñac, respectivamente. Esas inversiones rondan los 410 millones de verdes. Otro de sus grandes proyectos es ser parte de Tidal, un servicio de reproducción de música en el que tiene una participación de 100 millones de billetes norteamericanos.

Además de todo lo anterior, se estima que tiene una colección de arte valorada en aproximadamente US$50 millones. Bebidas exquisitas, arte, música y medios de transporte, junto con su impresionante legado musical, dan una dimensión de cuán inteligente fue Jay-Z al momento de manejar y diversificar su dinero. A eso se suma su matrimonio con la mega estrella Beyoncé que, pese a alguna turbulencia, goza de buena salud.

Musicalmente, vendió más de 75 millones de álbumes tras comenzar su carrera con “Reasonbable Doubt”, publicado en 1996. A través de su trabajo artístico logró diecinueve premios Grammy y distintos reconocimientos. Entre ellos, que el Registro Nacional de Grabaciones de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ingresara su álbum “The Blueprint” por considerarlo una pieza “cultural, histórica o estéticamente importante”. Jay-Z es algo más que un buen empresario.

Sin embargo, este legado de lujos y comodidades empezó de una manera poco prometedora. Su madre, Gloria Carter, lo crio prácticamente sola luego de que su pareja y padre de Jay-Z los abandonara. La mujer asumió todas las responsabilidades hasta encausar la vida del pequeño a través de la educación, aunque no estuvo exento de vínculos con drogas y agresividad social producto de la desigualdad económica en Nueva York.

Se estima que su primer contacto con el rap se produjo en la escuela, donde fue compañero de quien se convertiría en otro rapero, AZ. El artista pasó por distintas centros educativos en los que conoció a quienes se convirtieron en otros referentes del género para el momento, como The Notorious B.IG. y Busta Rhymes. Entre turbulencias sociales, violencia y amistades fue forjando su carrera y ese carácter marcado por la sensibilidad y la ambición, dos elementos que actualmente definen su carrera y explican buena parte de esa montaña de millones de dólares.