La indignación de Ricardo Darín: “Es una mochila que ya no me puedo sacar…”

El actor fue muy sinceró y habló de un mal momento. Enterate.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/08/14/la-indignacion-de-ricardo-darin-es-una-mochila-que-ya-no-me-puedo-sacar/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-14T16:32:25-03:00">agosto 14, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-14T16:32:26-03:00">agosto 14, 2019</time></a>

Ricardo Darín se encuentra en un excelente momento profesional. Esta semana se estrena su nueva película “La odisea de los Giles”, protagonizada por él, su hijo, Verónica Llinás y Luis Brandoni. A pesar de esa situación, el actor más famoso del país se vio implicado en una fuerte polémica que aún tiene eco en los medios y le continúa causando problemas.

En el marco del estreno del film ante la prensa, el intérprete fue interceptado por las cámaras de Intrusos que no dejaron pasar el momento e indagaron sobre el picante tema: las denuncias de Valeria Bertuccelli y Érica Rivas por supuestos maltratos. “Es una mochila que ya no me puedo sacar”, confesó Ricardo al principio.

“Fijate. Vos me estás preguntando en un contexto que no tiene absolutamente nada que ver con el tema. Lo entiendo, pero eso quiere decir que siempre me va a pasar”, analizó más adelante. Luego señaló: “Aún estando seguro de lo qué hiciste, de quién sos y cómo te manejás, lo que hiciste es una mochila porque, básicamente, vos consideras que no es merecido”.

“No hablé con ellas. Soy muy amigo de todas las oportunidades que hay que dar y recibir en la vida”, concluyó el talentoso y reconocido artista, dando a entender que está dispuesto a dialogar con Bertuccelli y Rivas. Cabe destacar que, tras el resultado de las PASO, su nombre fue viral y su análisis sobre las elecciones tuvo eco mediático.

Tal como comentó con anterioridad El Intransigente, Darín dialogó con el ciclo radial Cosa de Minas, que sale por AM 1300, y expresó: “Nos sorprendió mucho a todos los porcentajes. Un poco se vaticinaba lo que iba a ocurrir. Los 15 puntos de diferencia fueron intensos y escandalosos. Pero la democracia es así. Se expresa y es el soberano. Es el que decide”.

“Ahí es donde se terminan todas las especulaciones, los que buscan roña, los que se pasan factura. Todo se termina ahí: en el momento en que la gente va y expresa su voto”, completó. “Probablemente una de las críticas que se le puede hacer al segundo mandato de Cristina Kirchner cuando ganó el 54 por ciento, era que se trataba de un momento ideal para sentarse en la mesa y decir: ‘¿qué hacemos? ¿cómo vamos para adelante?’”, reflexionó.

“Buscar un consenso nacional entre todas las fuerzas hubiese sido genial”, continuó. “Nosotros en algún momento vamos a tener que buscar un consenso, porque los países que salen adelante hacen eso. Establecen los 10 o 15 puntos primordiales a nivel estatal para que de eso no se vuelva nunca más para atrás. Techo, educación, trabajo, salud pública. Esas son las cosas que todos estamos esperando que ocurran, porque este fue un país de excelencia en ese sentido”, cerró.