Adiós al cineasta José Martínez Suárez, hermano de Mirtha Legrand

Fuente: La Nación.

Falleció a los 93 años. Fue una pieza clave en el "Festival de Cine de Mar del Plata".
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/08/17/adios-al-cineasta-jose-martinez-suarez-hermano-de-mirtha-legrand/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-17T16:47:19-03:00">agosto 17, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-17T16:47:33-03:00">agosto 17, 2019</time></a>

¡El cine argentino está de luto! Este sábado 17 de agosto los reflectores se apagaron para José Martínez Suárez, el hermano mayor de las gemelas Mirtha y Goldie Legrand. Falleció a los 93 años tras ser hospitalizado por un accidente doméstico que le provocó una fractura de cadera. Sin embargo, con el pasar de los días su estado de salud se fue agravando producto de un virus intrahospitalario; le generó un cuadro de neumonía. Los médicos lo estabilizaron, pero no pudieron controlar el lamentable final.

Martínez estuvo acompañado por sus dos hermanas menores durante los días que estuvo recluido en la clínica CEMIC, lugar donde falleció. Ya en una anterior oportunidad la reconocida presentadora de televisión había manifestado su preocupación en su programa “Almorzando con Mirtha Legrand”: “Mi hermano está con un tema de salud que me tiene muy preocupada. Tengo la fe de que va a estar bien, pero me tiene preocupada”. Mientras que Marcela Tinayre, su sobrina, le dijo a Teleshow: “La familia estamos pendiente de la situación, y en especial mamá, que está inquieta por su salud”.

José Martínez Suárez, conocido en el medio como “Josecito”, era un guionista exquisito, un director respetado. Era noble. Así lo describen sus colegas. Fue el director del Festival de Cine de Mar del Plata entre los años 2008 y 2018. Fue la mente brillante detrás de grandes obras como “El crack” y “Dar la cara”. También fue un gran maestro y ejemplo para Juan José Campanella y Lucrecia Martel. “Yo me siento hecho en cine. Todo lo pienso en cine, lo hago en cine, lo cuento en cine”, expresó en una anterior entrevista.

“Podés filmar con una luz pésima y con encuadres desprolijos, pero si contás una buena historia vas a mantener al espectador sentado en la butaca”. José Martínez Suárez, cinesasta argentino.

Aquellas palabras celebraron un galardón; recibió en el año 2017 el Gran Premio a la Trayectoria del Fondo Nacional de las Artes. Desde siempre se caracterizó por ser un cultor del arte, de las frases imborrables, un gran versado. “Viaje de una noche de verano” (1965), “La Mary” (1974) junto a Daniel Tinayre, “Los chantas” (1974), “Los muchachos de antes no usaban arsénico” (1976), y su último trabajo “Noches sin lunas ni soles” (1984) destacan como sus obras más memorables.

Según una entrevista que Martínez le concedió al medio Infobae, luego de filmar su última película en el año 1984, expresó: “Se me ocurrió una buena acción: enseñarles a los jóvenes lo que sabía yo, lo que había aprendido cuando era pequeño, cuando era menor. Pero con una variante: las charlas eran individuales, no eran en conjunto”. Luego de esa reflexión se abrió la puerta de sus maravillosos talleres.

Javier Hick, uno de sus pupilos y quien se convirtió en camarógrafo habló con el medio sobre cómo transcurrían las enseñanzas junto a Martínez, un cineasta de espíritu tenaz: “En cada clase me daba un libro que debía leer completo para la clase siguiente. No eran específicos de cine sino de literatura, ya que, como te dejaba bien claro, ‘la buena literatura es la principal herramienta de la buena escritura’. Después de una breve entrevista inicial supe que me aceptaba porque me mandó a mi casa una maravillosa carta escrita de su puño y letra donde me contaba sus condiciones innegociables: ser puntual y jamás asistir sin la consigna cumplida”.

Admirador empedernido de Jorge Luis Borges. Humanista hasta sus últimos días, tenía un pensamiento profundo: “La gente es muy cariñosa pero tal vez exagera un poco. La fama es puro cuento. Solamente soy un hombre que trata de hacer bien su trabajo”. José Martínez Suárez no solo profesó, sino que cumplió su premisa, pues se consagró como un ejemplo a seguir en el mundillo de cine aunque prefería no hablar de su intachable legado; sin alardear: “No es que tenga mucho conocimiento en cine. Tengo buena memoria y saco conclusiones”.