“Me parece perversa” ¡Roberto Piazza explotó contra una primerísima figura!

El diseñador no se guardó nada y decidió defenestrar a una conductora.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/09/10/me-parece-perversa-roberto-piazza-exploto-contra-una-primerisima-figura/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-10T21:51:33-03:00">septiembre 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-10T21:51:38-03:00">septiembre 10, 2019</time></a>

Todavía sigue estando muy fresco la fuerte situación que se vivió el día domingo en la mesa de Mirtha Legrand. Allí la conductora recibió a Mario Massaccesi y lo que empezó como una conversación agradable terminó causando el efecto contrario. Hace algunos años, el periodista reveló que tiene un secreto y desde entonces, la conductora se ha encargado de intentar que lo cuente.

Por eso, en el almuerzo, Mirtha le preguntó si aun guardaba esa información, a lo que Mario respondió de forma afirmativa. Ante esto, la conductora le preguntó si no lo quería contar y él se negó. Por tal motivo, la diva retrucó consultando si había sido violado y el periodista se mostró muy incómodo aunque pudo responder con altura y evadir esa situación tan incomoda.

Quien salió muy enojado a defenestrar a Mirtha fue Roberto Piazza, quien escribió una carta abierta y además hizo delcaraciones muy fuertes sobre la conductora. En el texto escrito por su puño y letra la tildó de “perversa, homofóbica y dictadora”. Pero su descargo no terminó allí ya que siguió manifestando todo lo que piensa sobre la “reina de los almuerzos”.

“¡Otra vez… y van! Mirtha Legrand, nacida en un pueblo de Santa Fe, o sea provinciana como yo, y devenida a diva, con ese título de “diva” que no sé quién se lo puso, ya que en verdad una diva, si ustedes lo buscan en el diccionario. Nada más alejado de esta mujer. Luego de muchos años de ser madrina mía y de yo quererla mucho, pasó a ser una mujer desagradable, soberbia, déspota, con mirada con aires de grandeza y gestos despreciativos”, escribió hace unas horas el diseñador de modas enfurecido.

“Es una cuestión de odio, de un problema personal. Yo a Mirtha la conocí en el ’82 apenas llegue de Santa Fe. La vestí durante 10 años. Nunca supe que tenía un hijo y que era gay, nunca me lo nombró. Sí hablaba de Marcela, pero jamás de su hijo”. Y agregó: “La señora tiene un problema de aceptación y homofobia. Es muy dictadora”, sentenció en referencia al conflicto que Pizza considera que tiene contra los gays.

“¿Es mala? ¿Es medio boba? ¿Es distraída? ¿O se cree ingenua? En verdad, yo creo que es altamente perversa y que algún problema de odios arcaicos tiene en su vida, lo que vuelca en sus invitados y te invita a sus almuerzos (que ya no lo ve tanta gente como antes) a pesar de que tiene un grupo de obsecuentes que la siguen y que le están atrás como si fuera el hada madrina. Y en realidad, una vez, un amigo en común que tenemos me dijo: ‘Mirtha es una mujer sin escrúpulos’. Y yo tenía 23 años y no me lo creí. ¡Hoy lo afirmo!”, agregó.

Debemos recordar que Roberto vivió también una situación muy difícil en la mesa de Mirtha, luego de que ella le realizara una pregunta muy compleja. En el año 2010 cuando el modista había sido invitado a su mesa: “Te voy a hacer una pregunta muy delicada: la pareja de homosexuales, suponte que adoptan a un chico, como tienen inclinaciones homosexuales, ¿no podría producirse una violación hacia su hijo?“. Desde ese entonces, la relación se quebró entre ambos.