“Cuando nació mi hijo no dejaba de llorar y necesitaba algo para que me estabilice”

Una bailarina del Bailando reflexionó sobre de la depresión postparto.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/10/03/cuando-nacio-mi-hijo-no-dejaba-de-llorar-y-necesitaba-algo-para-que-me-estabilice/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-03T03:52:03-03:00">octubre 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-03T03:52:04-03:00">octubre 3, 2019</time></a>

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) una de cada seis mujeres que dan a luz sufre depresión postparto. Casualmente, una de las figuras del Súper Bailando 2019 lo sufrió y no tuvo miedo a hablar sobre aquel duro momento en una entrevista para el programa conducido por Denise Dumas y José María Listorti, Hay que Ver.

Se trata de Ailén Bechara, quien se emocionó en la última gala tras la devolución de Flor Peña sobre el tema. La bailarina es madre de Francisco, quien tiene un añito, fruto de su relación con fruto de su relación con Agustín Jiménez. “A terapia voy siempre y sigo yendo, pero en un momento colapsé y le pedí el número a una amiga de su psiquiatra. Sola me di cuenta que no era lo que necesitaba”, confesó al principio Ailén.

Entonces,  Carolina Molinari admitió que ella también tuvo que pedir ayuda profesional después de uno de sus partos. “Está bueno decirlo porque se suele contar con vergüenza. Les pasa a muchas mujeres que después de un parto les agarra tristeza. No es mala palabra ‘psiquiatra’, vas a un especialista y solucionás lo que te pasa”, afirmó la panelista.

“A mí después de Santino me pasó eso y me medicaron un tiempo chiquito”, expresó la conductora del ciclo. “Hay una estigmatización de las enfermedades mentales. Por eso a mí no me gusta cuando a alguien le dicen ‘sos una loca’. O ‘andá al psicólogo’”, reflexionó Fernanda Iglesias. “Me lo dijeron cuarenta veces en televisión y es un espanto que te digan eso. ¡No va! Por eso banco mucho a Ailén”, agregó.

Finalmente, la participante de ShowMatch explicó: “No fui al psiquiatra ni bien nació Fran, fue como a los siete u ocho meses que yo ya no sabía para donde disparar”. Luego relató: “No dejaba de llorar y necesitaba algo para que me estabilice. Pensé que la solución la iba a encontrar en una pastilla y no, estaba en otro lado”.

“Tomé un finde las pastillas, me hicieron peor y dejé todo”, reveló. “A la semana me llamaron para el Bailando”, señaló la entrevistada, muy emocionada por volver a trabajar. “Estando con el bebé me pasaba que todos venían a verlo y me decían: ‘¿y cuándo vas a volver a trabajar?’. ¡Loco, no me llaman! ¡No tengo trabajo, no sé a dónde ir, de qué me están hablando!”, detalló.

“Volver al Bailando me cambió la vida, porque yo necesitaba trabajar por mi salud mental. Disfruto estar todo el tiempo haciendo cosa, que te llamen para un móvil, ahora tengo que ir a ensayar… ¡y está buenísimo!”, aseguró Bechara. “Me llamaron del Bailando y fue un motivo para ponerme contenta. Obvio que mi hizo me hace feliz, pero trabajar tiene otras cosas. La vida no se termina ahí”, finalizó.