“Fue una situación de barbarie…” ¡Alfredo Casero rompió el silencio sobre la pelea en el bar!

El actor se mostró muy dolido con lo que ocurrió esta semana.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/10/10/fue-una-situacion-de-barbarie-alfredo-casero-rompio-el-silencio-sobre-la-pelea-en-el-bar/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-10T20:35:44-03:00">octubre 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-10T20:35:48-03:00">octubre 10, 2019</time></a>

“Por favor, no tiene nada que ver el restaurante donde tuve un confrontón y me ofendí. Perdónenme. Pero yo no lo filmé. Es algo común a lo que estoy acostumbrándome. Podía haber pasado desapercibido, pero el dueño del bar es amigo de un amigo. Sean justos”, escribió el humorista en su cuenta de Twitter tras la difusión del video donde se lo ve discutiendo acaloradamente con uno de los empleados del local “El timón de Jesús”.

Luego de eso se comunicó con Eduardo Feimann para dejar en claro lo sucedido y cómo se tomó todo esa situación.“Estoy muy acostumbrado. No hay que darle tanta importancia a lo que pasó. Me da pena porque puede aparecer el nombre de cualquiera en los medios por el hecho de pelearte”, continuó en defensa a los propietarios del local de Palermo tratando de poner paños fríos al tema y dejarlo en ese estado.

“Sinceramente podía haberlo dejado pasar yo también. El haberle dicho ‘pelotudo’. Pero lo que pasó fue que una marea de gente se sumó”, remarcó e hizo un meaculpa de lo ocurrido y deslizó que “no hay que darle tanta bola a esto porque es darle entidad” y que hay “cosas más importantes”. Así fue cómo hizo alusión a lo que está ocurriendo en otros países de América Latina. “En este momento están volteando al Gobierno de Ecuador. Es más importante eso

En cuanto al dueño del local, pidió las correspondientes disculpas para que el tema se termine de una vez. “Fue con un empleado la pelea, está arrepentido porque se le fue de las manos. Tengo un amigo en común con Alfredo y lo llamé, por suerte quedó todo bien”, sostuvo el referente del comercio que se ubica sobre la calle Dorrego al 1600 en Capital Federal. “No me sirve que el restaurant tenga un tinte político, no somos K, ni macristas ni nada”, sostuvo muy apenado por todo lo ocurrido.

Pero eso no fue todo ya que también emitió un mensaje a los clientes del lugar mostrando su profundo arrepentimiento. “Quiero que la gente entienda que fueron muchos años de sacrificio para que en una hora se vaya todo al diablo, porque cuando pasa algo así la gente no viene más. Pelearse no ayuda, siempre trato de guardar mis pensamientos sobre fútbol o política”, agregó el propietario y concluyó la polémica.