Moria Casán volvió a destrozar a Silvina Luna: “O sea, mamita, si estás…”

La conductora no le tuvo piedad a su expanelista. ¡Mirá!
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/10/10/moria-casan-volvio-a-destrozar-a-silvina-luna-o-sea-mamita-si-estas/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-10T03:17:54-03:00">octubre 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-10T03:17:55-03:00">octubre 10, 2019</time></a>

El viernes pasado se vivió un tenso momento en el piso de Incorrectas que culminó de la peor manera. Moria Casán retó a Silvina Luna por interrumpirla en varias ocasiones y la acusó de querer robarle protagonismo. Tras numerosos palitos, la panelista se levantó de su silla y salió de escena llorando. Ese mismo día habló con la producción del programa y acordaron su renuncia.

En ese contexto, Ángel de Brito reveló que se comunicó con Silvina y ella apuntó contra las vayainas alegando que estaban todas acomodadas por lo que ella siempre quedaba en la mira. “‘Las vayainas son todas unas obsecuentes y yo no. A mí me chupa un…  lo que diga Moria o lo que haga, yo digo lo que pienso’”, citó el periodista en El Espectador. En cuanto la nota se viralizó, Silvi trató al conductor de mentiroso.

La One, por supuesto, no dejó pasar la ocasión para defender al presentador de Los Ángeles de la Mañana y arremeter contra su excompañera. “Aguante Angelito. Si De Brito pone algo, casi siempre es muy chequeado y verdadero”, manifestó. Y agregó: “Moon (Luna en inglés) me llamó hoy a mí porque dijo que anoche había soñado conmigo. La verdad es que yo no sabía que la había llamado la producción”.

Luego la famosa conductora relató: “Fue así: yo estaba comiendo en la Costanera frente al río y me dice: ‘¿te puedo llamar?’. Me llama y me dice: ‘estoy muy agradecida, estoy pasando un muy mal momento yo’. Y quiero aclarar algo. Me parece que lo más bajo en un ser humano es ser obsecuente. Yo no solo no la practico, sino que si veo un ser obsecuente al lado mío no me sirve”.

“A ver, cuando ella hizo aquel licuado, ese que se enojó, le hice de Juanita -la ayudante de Doña Petrona- y se enojó porque nosotras nos reíamos. Otra la echa ese mismo día”, disparó. “O sea, mamita, si estás haciendo una introspección vegana o lo que sea, acomodá el eje. Ese día que hiciste ese juguito espantoso, que salió un asco, te hice de Juanita siendo la conductora. Igual está todo bien. Andá al psicólogo. Te quiero, mamita. Y te quiero, Ángel”, cerró Casán.