El enojo de Federico Bal: “¿Esto es una buena campaña política? Dios santo”

El actor no pudo ocultar su furia al ver un spot de un candidato.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/10/11/el-enojo-de-federico-bal-esto-es-una-buena-campana-politica-dios-santo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-10-11T04:20:41-03:00">octubre 11, 2019</time></a>

Federico Bal, luego de haber estado  involucrado en grandes polémicas por sus amores, decidió mantener un perfil más bajo y mantenerse al margen de ciertas cuestiones, como por ejemplo, la política. Sin embargo, no pudo contener su furia al ver un spot de un candidato de Juntos por el Cambio que le pareció sumamente ofensivo.

Se trata del video que compartió Lucho Bugallo, quien presentó su candidatura a diputado provincial. En las imágenes se ve a un niño sosteniendo a un gato por sus patas y arrojando, desde lo alto, al suelo. “¡Se da vuelta! ¡Y esto se da vuelta! ¡Mauricio la da vuelta!”, escribió Bugallo al compartir la filmación en su cuenta de Twitter.

El hijo de Carmen Barbieri, al verlo, le salió al cruce sin vueltas ni filtros acusándolo de maltrato animal. “Lejos de mostrar mi opinión política, me pregunto… ¿quién fue el imbécil que consideró agarrar a un gatito y hacerlo caer era una buena campaña política? Dios santo”, tuiteó el participante del Súper Bailando 2019.

Días atrás, Fede enterneció las redes con un video donde hablaba sobre su padre, Santigo, quien se internado en la clínica de rehabilitación integral ACLA. “Quiero contarles algo que siento que los puede ayudar o simplemente lo uso como método de descargo. Acabo de ver a mi viejo y él está en un momento difícil, atravesando un momento de mucha edad y mucho desgaste”, arrancó explicando.

“De golpe, tuve una charla muy linda en los momento en que él puede hablar, y le dije lo mucho que lo amo. Lo abracé, le toqué la cara, las manos…”, continuó emocionado. “Si tenés del otro lado algún familiar que está grande, estaría bueno que te tomes un momento para ir, para decirle lo mucho que lo amás, para tocarle las manos, la cara, para sentirle el olor, escucharle la voz. Porque después son cosas que uno extraña mucho”, cerró Bal.