“Me tenían soplando y esperando…” ¡Marí Vázquez y una dura situación en el parto de su primer hijo!

La modelo contó el extraño episodio que vivió mientras esperaba por dar a luz.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/10/13/me-tenian-soplando-y-esperando-mari-vazquez-y-una-dura-situacion-en-el-parto-de-su-primer-hijo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-13T21:02:38-03:00">octubre 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-13T21:02:45-03:00">octubre 13, 2019</time></a>

Desde hace algunos días, la polémica sobre los dichos de Guillermo Andino sobre la llegada al mundo de su primera hija, siguen muy presentes. Esto se debe a que en una entrevista con el programa de Sebastián Wainraich, el periodista dijo que había arreglado a espaldas de su esposa la fecha del parto para que este concordara con una partido importante de Racing Club.

Inmediatamente, sus palabras empezaron a dar vueltas por la televisión pero también por las redes sociales y se ganó el enojo de miles de usuarios que no podían entender cómo había hecho algo así. Por tal motivo, el conductor tuvo que salir a decir la verdad y aclarar que nada de lo comentado fue verdad sino que había intentado hacer una broma que luego confesó “le salió muy mal”. En esta oportunidad, la que contó una situación extraña fue María Vázquez y sus palabras también quedaron resonando.

“Yo cuando tuve a mi hijo varón, Adolfo, llegué perfecta con la dilatación al sanatorio. Y yo veía que estaban esperando al padre, que estaba jugando un partido de polo. Lo gracioso de la anécdota es que el padre iba ganando por 15 goles y a mí me tenían ahí soplando y esperando”, manifestó en referencia a su esposo Adolfo Cambiasso, el reconocido polista argentino con el que se encuentra casada desde hace varios años.

View this post on Instagram

@newdress.rent @eddierodriguez_23 , @guadadiazmkp @vickii_miranda

A post shared by Maria Vazquez (@mariavqz1) on

“No sabía lo que estaba pasando, pensé ‘van perdiendo, todavía me tienen acá y este pobre hombre no llega’. La cuestión es que cuando me enteré que iba ganando por 15 lo quería matar, dije ‘hubieras largado el partido y metés un suplente’. Después me enteré que los amigos no lo dejaban”, agregó manifestando que su parto se prolongó solamente por esperar a que llegue su marido.

“Pero yo estaba bien, no corría ningún riesgo. Se especulan con algunos tiempos. Obviamente que si tenés a un profesional serio, el médico no me hubiera dejado ahí: el padre se lo perdía y que siguiera jugando”, cerró dejando en claro que su historia no es para anda similar con lo sucedido con Andino y solo se trató de una anécdota para contar algunos años después.