Repudiable gesto en plena entrevista con Federico Bal que se hizo viral

En pleno comunicado por lo que es la salud de su padre, una persona emitió un desubicado ademán.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/12/04/repudiable-gesto-en-plena-entrevista-con-federico-bal-que-se-hizo-viral/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-12-04T15:56:25-03:00">diciembre 4, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-12-04T15:56:26-03:00">diciembre 4, 2019</time></a>

Juan Román Riquelme revolucionó uno de los programas más importantes en el rubro de espectáculos como lo es “Intrusos en el Espectáculo”. La realidad es que fue realmente sorprendente que uno de los máximos ídolos de la historia de Boca fuera al programa de América TV para emitir declaraciones en la antesala a las elecciones presidenciales del club.

Twitter tuvo al hastag #RiquelmeEnIntrusos a todo ritmo en lo que fue la espera del arribo del “último 10” hacia el canal para ejercer la nota junto a Jorge Rial. La realidad es que el hombre de Don Torcuato dijo presente en el último corte de casi 50 minutos de las dos horas y media de programa. En la previa, estuvo la palabra de Federico Bal presente en la Clínica donde tienen internado a su padre.

Cuando el joven actor contaba y detallaba cómo es el estado de salud de Santiago, a su vez narró qué gesto ejercieron junto a sus hermanos. En el medio de dicho móvil, una persona notó la cámara y la actividad de América, pero no se percató del sensible contexto a la hora de realizar el “Topo Gigio” en cámara, algo que tomó trascendencia al instante.

“Yo acá me siento vivo, me siento feliz. Es, creo, que el único momento en el día en el que me olvido un poco de los problemas. Todos tenemos problemas, obvio. Y venir acá no es como ir a una oficina, porque acá hay luces y a la gente del otro lado yo le quiero dar algo lindo. Verme llorando no está bueno. Pero es la vida. Es un reality que toca todo lo que nos pasa a nosotros, momentos lindos y momentos feos. Y hoy lo único que queda es rezar por papá, porque no está nada bien”, reconoció Fede horas antes en Los Ángeles de la Mañana.

Hay que recordar que este ademán tuvo su origen un 8 de abril del año 2001, cuando Riquelme anotó de cabeza el segundo de los tres goles que Boca le anotó a River en una nueva edición del Superclásico del Fútbol Argentino y el cual culminó con el triunfo Xeneize por 3-1. Todos creen que el mismo tuvo su orientación hacia el, por entonces, presidente del club Mauricio Macri, reclamando la mejora en su contrato.