Guillermo Francella calificó su nueva película, "El robo del siglo": "Estoy maravillado con lo que hicimos"

El actor interpreta a Vitette Sellanes, uno de los atracadores.

Restan aproximadamente dos semanas para que se estrene la película “El robo del siglo“, dirigida por Ariel Winograd y basada en el atraco a la sucursal del Banco Río de la localidad bonaerense de Acassuso, el 13 de enero de 2006. Con armas de juguete y con veintitrés rehenes de por medio, los ladrones se llevaron quince millones de dólares. En una entrevista con Perfil, Guillermo Francella, uno de los protagonistas del film, dio detalles de la película, que promete ser un éxito.

En primer lugar, el actor destacó su rol en “El robo del siglo“. “Vi dos veces la película. Me da felicidad verme haciendo papeles tan diferentes, películas distintas como ‘Animal’, ‘Mi obra maestra’, ‘Atraco, ‘El clan’. Esta es un thriller, con suspenso y humor. Estoy maravillado por lo que hicimos. ‘El robo del siglo’ intuyo que será muy fuerte como pasó con ‘El secreto de sus ojos’ y ‘El clan'”, valoró.

El fanático de Racing Club interpreta a Vitette Sellanes, uno de los atracadores, con quien tuvo un contacto. “Lo llamé yo por cordialidad. Ya empezaba el rodaje, y le dije: ‘Vamos a hacerlo con el máximo de los respetos’. Me preguntó si necesitaba algo, me comentó que teníamos muchas cosas en común, como que era hincha de Racing y que teníamos la misma voz ronca. Me dijo que era un honor que yo lo pudiera interpretar. Me habló de su hijito, y después me invitó a comer un pescadito a Colonia”, reveló.

Consultado sobre las particularidades del robo, Francella confesó: “Es inquietante porque ha sido un atraco muy original, un robo poético, con cierto romanticismo. No es de ladrones cualunques, son tipos muy inteligentes, con una buena posición, cultural, social, y económica. Generaron confusión en el Grupo Halcón pos Crimen de Ramallo, y pusieron a la opinión pública de su lado. Vitette fue a estudiar teatro para tener cierta soltura para negociar. Conocí de casualidad a una mujer que me dijo: ‘yo fui rehén de Vitette, me trató muy bien, estaba muy nerviosa en el suelo, temblando, y él se acercó y me dijo: tranquila, no pasa nada, mirá tengo una medallita, vamos a darle un beso que nos va a proteger. Yo tengo una hija de tu edad, no te va a pasar nada, y me dio una paz’. Se lo conté a Vitette y me dijo: ‘qué maravilla que habiendo perpetuado un ilícito, alguien se acuerde con cierta nostalgia de mí, me emociona'”.

Sin embargo, Guillermo cree que en Argentina no se celebró el robo, sino que se resaltó la manera en la que se llevó a cabo el mismo. “Yo no creo que se haya festejado un delito. La película no es una apología del delito. A la gente los divirtió: creo que festejaron el ingenio y cómo. Y encima cuando descubrieron todo lo posterior. Lo que hicieron fue extraordinario. Ojo que todos purgaron su condena. Creo que tiene que ver con esos argentinos que dicen ‘¿qué habrá pasado?, ¿dónde estará el resto de la guita?’. Los argentinos son así, tiran teorías en el barrio o entre amigos, uno te dice ‘yo ya sé lo que pasó, están en Miami’. Eso es de argentinos”, concluyó.

Compartir en: