“Lo que se avecina va a ser completamente inesperado” ¡Carmen y una fuerte confesión sobre su futuro!

La actriz habló sobre lo que siente que le espera dentro de unos días.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2020/01/14/lo-que-se-avecina-va-a-ser-completamente-inesperado-carmen-y-una-fuerte-confesion-sobre-su-futuro/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-01-14T21:24:20-03:00">enero 14, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-01-14T21:24:21-03:00">enero 14, 2020</time></a>

Carmen Barbieri atraviesa un momento complicado. Sin embargo, está haciendo todo lo posible por salir adelante junto a los suyos.”Extraño mucho a Santiago. Con Federico sentimos que todavía no se fue. Pensá que hace sólo unos pocos meses trabajábamos juntos los tres aquí, en el teatro Atlas. Y ahora, cuando paso por el que era su camarín, me tapo la cara o miro para otro lado. No lo puedo soportar. Esto es muy duro para mí”, asume.

Sin embargo, señaló que está cada vez más fuerte y preparada para llevar adeante su carrera haciendo reír. “No sé si es una virtud o una locurita mía, pero puedo separar la vida de la ficción terriblemente. Cuando entro al teatro dejo mi vida afuera, con todos mis dolores, mis angustias y mis problemas. Hasta me olvido de mi cumpleaños si estoy trabajando ese día. Siempre lo pude hacer y ahora, que estoy tan triste, también lo hago. No puedo creer que no lo voy a ver más… Recién se fue y ya lo extraño”, indicó.

“Me refugio en mis compañeros, que son lo más. Además de buenos profesionales, son muy contenedores. En el escenario me divierten y fuera de él están pendientes de mí. Tanto me hacen disfrutar del trabajo que por ratos me hacen olvidar de todo; y me vuelvo a sentir la Carmen de los 20 años, la que no tenía problemas, la que no tenía deudas ni la soledad que hoy me rodea. Yo vivo sola con un perrito y está bien, pero a veces duele”.

En cuanto dónde busca refugio, mencionó: “Tengo un millón de amigos, pero no es lo mismo. De todos modos, uno se va a acostumbrando a las cosas, y aprendiendo. Hoy estoy aprendiendo de mi hijo, quien a sus 30 años me está enseñando a mí, que ya tengo 64, una nueva manera de vivir, aceptando la muerte; algo que me cuesta muchísimo porque no puedo aceptar que se me muera nada ni nadie. Porque para mí la muerte es sinónimo de abandono. Y el abandono me resulta intolerable”.

En cuanto a cómo va la temporada, remarcó: “Lo que se avecina va a ser completamente inesperado, una temporada maravillosa. Te dije tsunami porque pasaremos de la quietud al alboroto. Mi abuela siempre decía: ‘ojo que el mar alborota’, como diciendo cuidado con los amores de verano. Y tenía razón, obviamente. Yo hoy siento la tranquilidad del espaldarazo. Y estoy segura que con 20 millones voy a hacer la misma cantidad de espectadores que el año pasado: alrededor de 40 mil. Empezó floja, es verdad, pero acordate: en esta temporada no se van a salvar sólo dos o tres espectáculos, nos vamos a salvar todos”, concluyó.