“¡No hablen porque se escucha! ¡Estamos en vivo! ¡Así no!” ¡Diva de la televisión perdió la paciencia!

Foto: Captura de Pantalla

"¿No hablaron ya? ¡Así no es!": ¡Ella es una mujer de mucho carácter!
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2020/01/14/no-hablen-porque-se-escucha-estamos-en-vivo-asi-no-diva-de-la-television-perdio-la-paciencia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-01-14T16:20:55-03:00">enero 14, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-01-14T16:20:57-03:00">enero 14, 2020</time></a>

No es fácil trabajar en televisión porque la presión que es necesario soportar es realmente inmensa, de hecho, incluso las grandes divas, por momentos, se ven obligadas a mostrar que tienen carácter y determinación, al sentir que sus productores o las personas que participan de sus programas no las tratan con el debido respeto y eso acaba de suceder, precisamente en uno de los grandes éxitos de Canal 13.

Estamos hablando de Corte y confección, el exitosísimo reality producido por Marcelo Tinelli cuyas dos principales figuras, la diseñadora Matilda Blanco y la conductora Andrea Politti confirmaron su fuerte personalidad al aire. La primera en demostrar que no se guarda nada fue la experta en moda que destrozó a uno de los aspirantes a participar del ciclo.

José Perea, de 23 años, presentó un vestido pero la jueza le dedicó palabras durísimas. “A mí con la simpatía no me compras, no me alcanza. La combinación me parece una ruina. El vestido me da antiguo. No me divierte mucho que no lo hayas podido terminar atrás. José abandona el taller”, lanzó la estilista, generando una fuertísima reacción en su contra por parte de los cibernautas.

En las redes sociales le dedicaron varias frases muy picantes a la diva incluyendo: “Que maleducada es Matilda” (sic); “Es lamentable como en varias oportunidades tratan mal a los participantes” (sic); y “Porque no le enseñan un poco de buena educación a esa mujer”. El segundo momento tenso se vivió cuando Andrea, la conductora del ciclo, mandó a callar a los jurados en vivo y en directo.

Al intentar hablar y notar que detrás suyo no paraban de hacer comentarios y oírse risas, la actriz fue contundente: “”No hablen porque se escucha. Estamos en vivo, ¿de qué hablaban? ¡Así no, así no es!”, dijo, tirando su libreta al piso. Y luego agregó: “¿No hablaron ya?”. Finalmente, ante el silencio culpable de los jurados, agregó con ironía: “¿Quieren un whisky?”.