“Nunca más en mi vida la voy a saludar” ¡Un famoso destrozo a la diva de la televisión!

La conductora recibió una crítica inesperada.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2020/01/14/nunca-mas-en-mi-vida-la-voy-a-saludar-un-famoso-destrozo-a-la-diva-de-la-television/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-01-14T01:15:51-03:00">enero 14, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-01-14T01:15:56-03:00">enero 14, 2020</time></a>

Roberto Piazza es uno de los personajes más talentosos del país y de quienes más se destaca por ser sumamente creativo en el mundo de la moda. Sin embargo, muchas veces contó que ser diseñador lo salvó de una vida muy difícil ya que sufrió maltrato y abusos en la infancia que lo marcaron para siempre. Para superar todo ese dolor, remarcó que probó drogas pero jamás cayó en una adicción.

“Detesto la cocaína. La gente común nos idealiza a los famosos. Soy una especie de ícono extraño pero soy nada que ver a lo que muchos piensan. Algunas personas que me odian me dicen falopero, drogadicto, pero no consumo, tampoco tomo alcohol”, confió. Sin embargo confesó: “Probé de todo, pero nunca tuve excesos” ya que según sostiene no lo hacen sentir para nada bien.

El artista entonces mencionó que solo toma alcohol en “en alguna joda o en un boliche”. “Soy un embole, parco, distante, me suelto con una birra”, dijo. “Nunca tuve excesos con las drogas. Probé de todo, pero hoy no consumo, solo ansiolíticos para dormir, recetados”, aclaró y también comentó: “Me aburre salir en Buenos Aires” y esto se debe a que es muy reconocido y a veces se dificulta disfrutar de las salidas.

También tuvo oportunidad para hablar sobre la pelea que mantiene con Mirtha Legrand desde hace algunos años. Esto se debe a que una vez la diva lo invitó a su programa y le sugirió que había una incompatibilidad entre la paternidad y la homosexualidad. “A mi nunca me llamó por teléfono. Las disculpas las pidió dos o tres veces en la tele a la comunidad homosexual, pero a mí no me llamó como me llamaba todos los días para pedirme un vestido”, reclamó.

“Hace un año y medio le mandé una carta muy linda. A los dos meses me la crucé en un evento de la Cruz Roja y yo, políticamente correcto, me acerqué a saludarla. Le pregunté por el regalo, me dijo que tenía la carta en la mesa de luz”, relató y luego completó: “Ella me dijo: ‘Roberto no hables más mal de mi’, me defraudó. Le mandé la carta para cerrar este mito histórico de la guerra entre nosotros y respondió con una cosa muy despótica. En ese momento le di un beso y juré por dentro mío que nunca más en mi vida la voy a saludar”, confesó.