El poema de Andrés Calamaro tras el escándalo del cerdo arrojado de un helicóptero

El exintegrante de "Los Rodríguez" ironizó respecto al hecho que sacudió el país ayer.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2020/01/16/el-poema-de-andres-calamaro-tras-el-escandalo-del-cerdo-arrojado-de-un-helicoptero/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-01-16T13:54:41-03:00">enero 16, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-01-16T13:54:43-03:00">enero 16, 2020</time></a>

Andrés Calamaro se convirtió en uno de los famosos que no solo despierta la admiración de sus seguidores por su talento en la música, sino que su perfil mediático en las redes lo convirtió en los más cuestionados. Hay varios ejemplos que lo vinculan al respecto y hace poco tiempo no hubo una excepción con un polémico “chiste” que emitió en su cuenta de Twitter. En esta red social, el cantante emitió muchos poemas respecto al incidente del cerdo arrojado de un helicóptero sobre la pileta de la casa que alquila Federico Álvarez Castillo en Punta del Este.

De esta manera fue que el tecladista comenzó sus expresiones poéticas. “Si viene cayendo un chancho. Como prendido a una teta. Le preparo la pileta. A la larga y a lo ancho. Y que caiga lo mas pancho. Desde el cielo y de rodillas. Que me hablaron maravillas. Del continente del cerdo. Estamos todos de acuerdo. La sangre son las morcillas”, aseveró.

Luego, el compositor agregó: “Si tiene etiqueta negra. Es el chancho del verano. Viene volando el marrano Y el aire lo desintegra. Un chancho no tiene suegra. Pero si tiene destino. Se lo acompaña con vino Cabernet y champiñones. Se tira de los aviones Llega paté de porcino. El chancho tiene una orquesta. Toca una vez por semana. En el Hilton Punta Cana Donde nadie le molesta. Lo que no suma ni resta Puede caer en el este. Donde el paisaje es agreste Para mi chancho volando. El cielo está vomitando No creo que se moleste”.

La sugerencia de cómo comer al porcino, como otra de las referencias de parte del músico. “A la pileta con papas, a mi puerco se comieron. Algo distinto le vieron Un asado por etapas. Rancho con techo de chapas De Álvarez del Castillo. Con tenedor y cuchillo En las buenas y en las malas. Siempre hay un chancho con alas. Aromado con tomillo. Quiero negra mi etiqueta Por algo visto de luto. Solo la luz de un charuto La sombra de tu silueta. Redondo y a la pileta Acapulco y clavadista. No hay chancho que se resista Al histórico clavado Helicóptero y grabado Tapa de alguna revista”, agregó.

De esta manera fue que Calamaro terminó su poema hacia sus millones de seguidores. “No vas a ver a mi cerda Mañana en los portales. Tengo corderos lechales Y un helicóptero a cuerda. Cuando el destino me muerda Y me inocule veneno. Voy a esperarlo sereno Como el chancho con la estaca. Lo espera fuego de ithaca Para un asadito bueno”.