¿Qué piensa Ariel Winograd de su película "El robo del siglo"? El director analizó el film

El guionista y productor se pronunció luego del estreno de la esperada película.

Horas atrás, se estrenó la película “El robo del siglo“, dirigida por Ariel Winograd y basada en el atraco a la sucursal del Banco Río de la localidad bonaerense de Acassuso, el 13 de enero de 2006. Con armas de juguete y con veintitrés rehenes de por medio, los ladrones se llevaron casi veinte millones de dólares. En diálogo con Los Andes, el director del film analizó el hecho que ocurrió años atrás.

“Estoy muy feliz con la película. Creo que quedó redonda y que está buenísima. De corazón lo digo. Pero en el cine nunca se sabe, jamás la tenés clara. Estuve viendo que hay muchísimas entradas vendidas de la venta anticipada, y eso me parece rarísimo. Insisto, nunca se sabe qué puede pasar. Veremos qué pasa después de que se estrene”, comenzó diciendo el intérprete.

Luego, Ariel contó qué recordaba del robo antes de ingresar en el proyecto. “Algo que me quedó impregnado en la memoria fueron las placas de Crónica Televisión. Pero también tenía un recuerdo, obviamente equivocado, de que era el atraco de los que ‘se escaparon por el río’. También se mezclaba lo sucedido antes en Ramallo. La memoria suele juntar hechos a veces. Fue una época en donde ocurrieron robos en donde había mucha toma de rehenes, algo que por suerte ya no ocurre. Entonces, recordaba lo de Crónica y que se habían escapado en jet sky”

En la misma línea, el director reveló cómo se incorporó a la película. “Esto es muy loco. Hace más o menos seis años, estábamos con Nathalie Cabiron, mi esposa, en Winona, nuestra productora, y sube al segundo piso Fernando Araujo. Ella es muy fan de Andrés Calamaro, que hizo el prólogo del libro ‘Sin armas ni rencores’ de Rodolfo Palacios. Se va Araujo y ella me dice: ‘Tenés que conocerlo a este tipo. No sabés la reunión que acabo de tener’. En ese momento, se había reunido con Nathalie porque se estaba moviendo para hacer la película. Eso no quedó en nada, pasó bastante tiempo. Después, unos amigos, Alex y Pola Zito y Juan Pablo García, que son los productores de la película, compran los derechos y empiezan a desarrollar el film. En ese proceso, convocaron a diferentes directores que por alguna razón no quedaron, al igual que varios guionistas. Hubo muchas versiones de este guion. Como tenía amistad con ellos estaba muy al tanto de todo y siempre charlábamos del tema. Pasaron como tres años hasta que en noviembre del año pasado me lo ofrecieron. Me comentaron que había un guion ya escrito, que Guillermo Francella estaba acompañando el proyecto hacía más de un año. No había firmado todavía, pero estaba muy interesado en ser Vitette Sellanes. Me ofrecen que sea el realizador y me dicen que lo querían a Diego Peretti para el papel de Fernando Araujo. Había cuatro versiones del guion, así que pedí leerlas a todas. También leí el libro en ese momento, que no es de ficción, sino que contiene entrevistas. Más allá de que es un robo muy cinematográfico, hubo que adaptar lo que contaba el libro a un primer borrador. Eso llevó un proceso de cuatro reescrituras hasta que lo agarré yo. Lo único que pedí es que Esteban Student, el script doctor con el que siempre trabajé, nos pueda hacer una devolución. Y, a partir de allí, fueron trabajándose nuevas versiones hasta llegar a la que hice”, reconoció.

No obstante, Winograd hizo hincapié en que este film significó un desafío para él. “Esta película fue un quilombo, desde que dije que sí hasta que la terminé. Me refiero a nivel desafíos, ¿no? Está claro que me encanta meterme en este tipo de complicaciones, pero también sentía que era una oportunidad tremenda. Por otro lado, trabajar con Francella era muy tentador. También sentía que había una intención desde la producción de hacerla lo más perfecta posible. Sabían que había que armar un banco de cero, meternos a un túnel, construir muchos sets. Los productores querían acompañar todo lo que estaba en la historia real al detalle. Es un riesgo muy alto hacer una película así, con este estándar de calidad, y ellos pusieron todo”, cerró.

Compartir en: