"Cuando tu papá te pregunte, decile que te llamé" ¡Benjamín Rojas y su fuerte anécdota con Cande Tinelli!

¡El galán contó que pasó entre él y la hija de Marcelo!

Marcelo Tinelli es, desde hace treinta años, uno de los hombres más poderosos del mundo del espectáculo y, por supuesto, nadie quiere pelearse con él, especialmente porque eso supondría la posibilidad de no ser nunca convocado para su multitudinario show o alguna de sus producciones para televisión o teatro; tal vez por eso, uno de los grandes galanes de la pequeña pantalla aceptó, en su momento, llamar a la hija del conductor para desearle feliz cumpleaños.

Benjamín Rojas estuvo en el programa de Verónica Lozano y contó la divertida anécdota. Protagonista de innumerables éxitos de Cris Morena como Chiquititas, Rebelde Way, Floricienta, Alma Pirata, y Casi ángeles, el joven “enamoró” a una jovencísima Candelaria Tinelli. “Un día me iba de Telefe, después de grabar, y vino un productor y me dijo: ‘Hoy es el cumpleaños de la hija de Marcelo (Tinelli) y me pidió si podías llamarla para saludarla’. Me acuerdo que justo me había pasado a buscar mi papá con el auto y tipo 9 de la noche le digo: ‘Pará, pará, que tengo que hacer una llamada'”, comenzó contando el galán.

Y luego agregó: “Paramos en un locutorio -en ese momento no existían los celulares o al menos yo no tenía- y llamé a la casa. Cuando me atendió, no me creía que era yo. Lo único que le dije fue: ‘Cuando tu papá te pregunte, decile que te llamé’. Cuando me llamaron por primera vez de la producción de Cris Morena, me pasó lo mismo. Yo estaba en el colegio y atendió mi hermano. Cuando le dijeron que llamaban de Telefe, no les creyó y les colgó. Si este señor no hubiera vuelto a llamar, yo no estaría acá hoy festejando mis 22 años en el medio”.

Luego Rojas habló del cambio radical que significó en su vida el nacimiento de su hija: “Fue un año muy particular. Rita me robo horas de sueño. ¡Es una tortura no dormir! Nos vamos turnando. Hacemos guardia una noche y una noche. Vos ya sabés que tenés una noche para dormir, así se esté incendiando la casa. El que se queda atento se tiene que ocupar de todo”.

La pequeña alteró totalmente su existencia y el galán lo reconoció de manera directa: “Me volví muy sensible. Antes me costaba decir ‘te quiero’. Estoy más pendiente de los demás, más perceptivo. Pienso mucho todo lo que sucede. Es como que me pongo más en el lugar del otro. De chico en la calle me preguntaban si era yo y decía que no. Tenía mucha timidez”.

Compartir en: