“Hice 240.000 pesos en una noche” ¡Silvina Luna sorprendió con una fuerte e inesperada confesión!

Foto: Instagram oficial de Silvina Luna.

La escultural morocha reconoció: "Con eso viví todo el año".
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2020/02/21/hice-240-000-pesos-en-una-noche-silvina-luna-sorprendio-con-una-fuerte-e-inesperada-confesion/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-02-21T18:54:52-03:00">febrero 21, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-02-28T16:44:20-03:00">febrero 28, 2020</time></a>

Los famosos se suelen quejar, especialmente cuando son conocidos por su belleza, de que su aspecto físico les juega en contra porque las personas los juzgan por lo exterior y no tienen en cuenta lo interior, esto le pasó a diosas como Pampita o la China Suárez que, confesaron, los hombres se les acercan por como lucen y no por los valores personales. Lo mismo le pasa a Silvina Luna.

La realidad es que el aspecto físico ayuda, especialmente en determinados trabajos, y eso lo comprobó en carne propia la escultural diosa surgida en Gran Hermano que ganó nada menos que 4 mil dólares (unos 240 mil pesos en propinas) mientras trabajaba en un boliche como barwoman (es decir, era la encargada de preparar los tragos para los clientes).

La modelo, actriz y dj contó su insólita experiencia en Divina comida, el nuevo ciclo de Telefe. “Yo fui barwoman en un restaurante que estaba en Puerto Madero y en Costanera. Estuve unos meses ahí, aprendí a hacer tragos y después me ascendieron a recepcionista. Cuando tenía 19 años me fui a Miami de vacaciones con mis compañeros de colegio”, arrancó diciendo la infartante morocha.

Y luego agregó: “Supuestamente iba un mes, pero conseguí laburo y me terminé quedando. Trabajábamos pocas horas, generalmente en restaurantes, y el resto del tiempo lo pasábamos en la playa. Un día una amiga, que trabajaba en un boliche muy grande de allá, me dice: ‘No puedo ir, me enfermé, ¿podés cubrirme?'”.

Luna entonces contó lo que nadie hubiera imaginado, dada la magnitud de la cifra: “No les quiero exagerar pero hice cuatro mil dólares, unos 240.000 pesos, en una noche. Era boliche y after, así que arrancó a las once de la noche y terminó el otro día a las cuatro de la tarde. Creo que viví todo ese año con lo que gané con esa propina”.