“Lloramos cuando me dijeron que me había vuelto la enfermedad. Es una operación muy grande”

Foto: Twitter Oficial Incorrectas

Moria Casán vivió un momento muy fuerte y emotivo en su programa.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2020/02/21/lloramos-cuando-me-dijeron-que-me-habia-vuelto-la-enfermedad-es-una-operacion-muy-grande/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-02-21T18:06:15-03:00">febrero 21, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-02-28T16:44:40-03:00">febrero 28, 2020</time></a>

Moria Casán siempre se destacó por ser una rebelde que hace lo que quiere, sin importar lo que puedan opinar los demás, y lo está demostrando, una vez más, en Incorrectas, su programa de América TV, donde trata temas que otras divas no suelen tratar, por eso, no dudó en preguntarle a una de sus panelistas estrellas, la escultural Natalie Weber, sobre su lucha contra la terrible enfermedad del cáncer y la operación a la que debió someterse.

La mujer de Mauro Zárate no tuvo problemas en hablar del momento más difícil de su vida y emocionó a todos. “Para mí es muy importante la contención familiar. Gracias a Dios mi mamá y Mauro estuvieron al lado mío todo el tiempo. Nunca se les cayó una lágrima adelante mío, jamás”, arrancó diciendo la imponente modelo pero no se detuvo ahí.

“Mi temor era que mis hijos no se acuerden de mí, Rocco tenía diez meses. Mi pánico era ese, que me pueda tener como presente. Con mi mamá trataba de hablar lo menos posible porque no quería que tenga el miedo que se le pueda morir una hija. Prefería hablar con mi psicóloga, Siempre tuvimos con Mauro una vida normal. Gracias a Dios me hizo sentir hermosa”, remarcó Natalie.

La joven no ocultó nada: “Yo agradezco mucho cómo fueron conmigo, fueron de fierro. Tuve mucha gente alrededor. Lloramos cuando me dijeron que me había vuelto la enfermedad. Porque está todo eso que dicen que cuando vuelve vuelve más fuerte, además del buscador de Internet que encontrás todas cosas terribles”.

El monólogo de la escultural morocha terminó de manera conmovedora: “Es una operación muy grande y dolorosa, entrás con todos los miedos. Le pedí por favor que si yo me iba del mundo no le prohíba a mi mamá ser abuela. Ahí hablé con él, pero siempre me negaban la realidad, yo pensaba, ‘paren, no me tomen de tonta, yo sé lo que tengo’”.