Nicolás Occhiato.

¡Al borde del llanto! Nico Occhiato conmovió a todos al hablar de su abuela: “No lo puedo creer”

Nicolás Occhiato.

El conductor reveló una intimidad de su programa "Todo puede pasar", que se emite los domingos por la noche.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2020/03/22/al-borde-del-llanto-nico-occhiato-conmovio-a-todos-al-hablar-de-su-abuela-no-lo-puedo-creer/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-22T08:23:45-03:00">marzo 22, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-22T08:23:46-03:00">marzo 22, 2020</time></a>

En la jornada de ayer, la cuarta temporada de “PH Podemos hablar“, conducido por Andy Kusnetzoff, tuvo su segundo programa al aire. La cena de ayer contó con invitados de lujo: Nazarena Vélez, Alberto CormillotDébora PlagerEdith HermidaRodrigo de Paul y Nicolás Occhiato.

En uno de los momentos de la velada, Occhiato dio detalles de cómo sus abuelos viven el aislamiento preventivo obligatorio por el coronavirus. “‘Va a la mañana el nono a comprar’, me dicen. ¡No, tampoco! Y me responden: ‘¿Me quedo todo el día en casa?’ ¡Sí! Pero también hay que entenderlos a ellos. Hacerles las compras y todo. Esto que hago yo, de que me hagan videos y me los manden, los mantenés entretenidos”, expresó el comunicador en primer lugar.

No obstante, el conductor de “Todo puede pasar” se puso en el lugar de sus abuelos, que tuvieron que reducir sus actividades. “Hay que entretener a una persona que tiene entre setenta y cinco y ochenta años. Por ejemplo, mi abuela que venía a mi programa y era lo único que le gustaba”, manifestó.

Por otro lado, Nicolás valoró que su abuela se haya sumado a su ciclo. “Cuando terminó el programa, me dijo que le di un shot de diez años más de mi vida. Es algo que yo no puedo creer. Tampoco puedo creer que venga al programa. Yo tener mi programa, lo visualicé y lo soñé. Pero tenerla a ella trabajando en el camarín que está al lado era impensado”, resaltó.

“Hay veces que estoy nervioso o tenso y viene de la nada y me pregunta cosas como: ‘¿Qué vas a comer?’, ‘¿Qué comiste?’. Eso te desenfoca en el buen sentido, la verdad es que es hermoso”, agregó después Occhiato sobre lo que significa trabajar con su abuela.