A Fernando Burlando le preguntaron cómo lleva la cuarentena con Barby Franco ¡Y sorprendió con su respuesta!

El abogado dio detalles de su convivencia de 24 horas al día con la modelo.

Están hace casi una década en pareja y cancelaron su boda más de una vez. Él es uno de los abogados más prestigiosos del país, mientras que ella se crió en el seno de una humilde familia y logró hacer su propio camino en el mundo de la moda. Sin dudas Fernando Burlando y Barby Franco no son una pareja como cualquier otra, pero a pesar de ser como el agua y el aceite, ambos hacen que la relación funcione.

Aunque tienen sus idas y vueltas y hace no mucho atravesaron por una fuerte crisis, hoy parece que todo está más que aclarado entre ellos y siguen apostando al amor. Eso sí: con la cuarentena obligatoria impuesta por el presidente Alberto Fernández para frenar el avance del coronavirus, Fernando y Barby deben convivir las 24 horas bajo el mismo techo. Y al no poder separarse ni un minuto, las cosas pueden tornarse difícil.

“Mirá si no estoy entretenido. Estoy con Barby y con mis dos hijas. Festejé el cumpleaños de una de ellas acá y éramos tres. Ni se les ocurrió a ninguna decir ‘che, ¿puede venir alguien?’. No, acá no viene nadie”, dijo el abogado en Todas las tardes, el programa que conduce Maju Lozano por El Nueve, al ser consultado sobre cómo está viviendo estos días de aislamiento social preventivo contra la enfermedad.

Luego, sobre qué actividades hace, Burlando admitió que continúa trabajando desde la comodidad de su casa porque no puede darse el lujo de frenar el seguimiento de sus casos. Aunque también reveló que mientras él hace el home office, su novia se dedica a estar muy relajada y a hacer gimnasia. “Lamentablemente, quiero decir que Barby no se ha interesado por la cocina, no la pisó todavía”, dijo entre risas Burlando tirándole un palito a la modelo.

La crisis de Fernando Burlando y Barby Franco

En febrero, Franco había contado que estuvieron a punto de separarse y reveló que el motivo fue por la cancelación de la boda. “Nos íbamos a casar pero él me canceló la boda. Ya tenía todo, tenía tremendo anillo… Él me lo suspendió. Sorteé mi vestido por Instagram. ¡Y el anillo lo vendí por Mercado Libre! Después me enteré del monto total y (me di cuenta de que) lo vendí por dos mangos, lo regalé… Lo vendí por mil pesos creo”, había dicho sincera.

Compartir en: