Crisis en Pasapalabra: Iván de Pineda sufrió un problema de salud en vivo y suspendieron el programa

Nadie había imaginado que al conductor podía pasarle algo así.

Trabajar en vivo y en directo no es una tarea fácil, ni siquiera para los profesionales que llevan muchísimos años al aire y, supuestamente, pueden resolver cualquier situación que se les presente, sin embargo, las cosas a veces no son tan simples, y esta vez le tocó vivirlo en carne propia ni más ni menos que a un referente de canal 13, el carismático Iván de Pineda.

Iván de Pineda vivió el peor día de toda su vida

El animador debió suspender su programa por una razón muy especial. “Che, me agarró un ataque… un ataque de hipo quiero decirles”, reconoció el exmodelo, e intentó aplicar varios métodos para solucionar su problema, incluyendo el tradicional vaso de agua bebido sin respirar. Pero nada funcionó.

Todo mal

Cada vez más incómodo por la situación, por primera vez en muchos años, Iván pareció superado por lo que estaba viviendo y reconoció: “Me hiperventilo, vamos”. Y luego, ante la asistencia que intentaban brindarle los técnicos agregó: “No, en serio, me agarró un ataque de hipo, nunca me había pasado”.

Geraldine Neumann, invitada al programa, se ofreció a hacerse cargo de la conducción hasta que él pudiera recuperarse porque cada vez le costaba más hablar, algo lógico teniendo en cuenta que, con sus nervios, el hipo no se detenía, más bien todo lo contrario.

La hermana de Nicole, con poco criterio, le dijo ante las cámaras: “No te sientas un nabo, no te está mirando todo el mundo”. Iván de Pineda no se tomó demasiado bien el consejo y siguió intentando resolver la cuestión, ingiriendo otro vaso de agua sin respirar pero eso no le sirvió de nada y, al final, tuvo que resignarse a lo peor: suspender el programa.

Por supuesto, en las redes sociales se generó un gran debate sobre este tema, y varios cibernautas dieron recetas supuestamente perfectas para que el hipo se detuviera de inmediato, obviamente, Iván no le respondió a nadie, algo lógico teniendo en cuenta el enojo que demostró ante las cámaras.

Compartir en: