El Trece en su peor momento por el coronavirus: peleas, renuncias y falta total de medidas sanitarias

Foto: Twitter oficial Canal 13

El canal podría ser obligado a cerrar en cualquier momento.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2020/03/25/el-13-en-su-peor-momento-por-el-coronavirus-peleas-renuncias-y-falta-total-de-medidas-sanitarias/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-25T14:10:01-03:00">marzo 25, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-25T14:11:12-03:00">marzo 25, 2020</time></a>

El Trece es uno de los canales más vistos de la televisión argentina pero la llegada del coronavirus generó una crisis que está poniendo en duda su continuidad. El problema es que, de acuerdo a diferentes denuncias realizadas por empleados del lugar, no se estarían cumpliendo con las medidas para prevenir el coronavirus.

¿Cerraran el canal después de esto?

Daniel Tejera es el responsable de Seguridad e Higiene del Canal pero productores, técnicos y artistas aseguran que nunca se lo vio fisicamente en los pasillos de los estudios donde se filman los programas; de hecho, según testimonios de personas que trabajan allí, dejaron pasar una semana luego de la cuarentena antes de tomarle la temperatura a las personas que entran.

Un descontrol que asusta a todos

Otro inconveniente es que hay programas en vivo que siguen saliendo al aire cuando no son indispensables al no contar detalles específicos sobre temas de actualidad, tal es el caso de Los ángeles de la mañana y Crónicas de la tarde. Los cámarografos son obligados a armar la puesta en escena manejando siete cámaras para solo tres periodistas.

De mal en peor

Un problema adicional en El Trece sería que las puertas de los baños obligan a las personas a tocarlas con la mano, porque sino no se abren. Además, no hay papel para secarse ni alcohol en gel disponible. Un delegado del SATSaid, la organización gremial de la televisión, ya renunció como queja por lo que considera abusos de la patronal contra el personal.

Además, sonidistas y musicalizadores debieron separar, por propia voluntad, sus consolas, para mantener la distancia recomendada por los médicos pero los productores, al ser tan pequeñas las cabinas, están a menos de un metro y medio uno del otro, lo que potencía la posibilidad de un contagio masivo.

Otro problema es que no hay una separación clara de personal y todos los elencos terminan cruzándose, un factor de riesgo a la hora de difundir el coronavirus si solo una de estas personas estuviera contagiado. Si hay un primer caso, habrá que licenciar al 90% del canal ya que todos estuvieron en contacto.