El palito de Jorge Rial para Marcelo Tinelli: “El poderoso baja de la primera clase pisando cabezas”

El periodista fue muy duro con quienes no cumplen la cuarentena.

El mundo entero paró debido al coronavirus. En nuestro país, el presidente Alberto Fernández anunció una cuarentena total desde el viernes pasado. Aún así, continúan apareciendo nuevos casos de personas que no toman consciencia de la gravedad de la pandemia y no cumplen con el aislamiento. Ayer, por ejemplo, un joven llamado Federico Llamas fue demorado tras su regreso de Brasil en medio de la cuarentena.

Luego de que hubieran cumplido el operativo legal y sanitario, Federico fue escoltado por la policía hasta su casa para cumplir con el aislamiento, pero una vez que llegó allí se fugó a Ostende, un lugar balneario de Pinamar. Jorge Rial se refirió a este caso y aprovechó para lanzar un durísimo palito contra Marcelo Tinelli, quien viajó a Esquel con su familia el jueves pasado, horas antes de que se impongan medidas más serias.

“Se va y no esperó ni 30 segundos. Lo tendrían que haber llevado de los pelos adentro. Creyeron en alguien que ya venía mintiendo de antes. Es la irresponsabilidad individual, que termina siendo colectiva. Otro ejemplo es el chico del Buquebus, los que se fueron después de que se decretara el aislamiento. Todos los malos ejemplos los estamos viendo todos juntos”, disparó Jorge.

Entonces, habló de las consecuencias de estos actos. “Hoy escuché al Presidente, en un audio muy fuerte que le mando a América 24, que dijo ‘si no entienden, vamos a tener que caer con todo el castigo’. No entendemos. Están pidiendo a gritos un estado de sitio. No puedo creer que no podamos hacer caso por las buenas”, disparó el conductor muy indignado. “Es lo que hablábamos ayer, la filosofía del Titanic”, agregó Rial.

“El poderoso, el que tiene influencia, el que se puede ir a la costa, el que tiene guita, baja de la primera clase pisando cabezas y son los primeros que agarran el bote”, lanzó filosísimo. “Este es otro ejemplo más. No sé si es hijo de alguien. Ayer chapeó: ‘no saben quién es mi papá’. Es la filosofía de Titanic. Sálvese quien pueda. Porque cuando pasó de Brasil a Buenos Aires tenía que hacer cuarentena. A él lo dejaron ir porque confiaron y porque dijo que se iba a la casa de la mamá. Y lo acompañaron. Pero el pedazo de hijo de pu… se va a la costa”, cerró.

Compartir en: