“Está nervioso” ¡María Julia Oliván contó cómo pasa la cuarentena junto a su hijo con autismo!

La conductora está atravesando unos días complicados.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2020/03/25/esta-nervioso-maria-julia-olivan-conto-como-pasa-la-cuarentena-junto-a-su-hijo-con-autismo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-25T19:44:54-03:00">marzo 25, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-25T20:06:25-03:00">marzo 25, 2020</time></a>

La cuarentena obligatoria no es simple de llevar y mucho menos para los chicos. Por tal motivo, María Julia Oliván contó cómo está sobrellevando este momento con su hijo Antonio quien presenta autismo. “Estamos buscando todos los recursos para estar tranquilos. Este tipo de nenes requieren más que nadie de una rutina. Entonces, lo primero que hice fue armar actividades que él me las desarmó en un día”, empezó diciendo en Los Ángeles de la Mañana.

 “Hoy quería ir a la playa, pero le expliquépara que pueda entender un poco lo que está pasando. Los chicos con autismo tienen la sensorialidad a flor de piel, ellos son de experimentar mucho la naturaleza. A veces no reconocen el límite de sus cuerpos por eso los vemos golpeándose contra una pared, entonces es muy importante esto. El encierro puede hacer que algunos se autolesionen, se golpeen o sufran mucho”, indicó la reconocida periodista.

“El autismo no es una enfermedad, es una condición neurológica. Mi hijo, por ejemplo, lee desde los dos años pero le decís: ‘hola, Antonio’ y te mira. Por ahí te contesta recién a los 20 segundos. Tiene dificultad para la comunicación. Hoy se chupa todo el tiempo la remera y eso significa que está nervioso. Entonces tengo que estar buscando todo el tiempo un elemento de descarga, una pelotita o algo”, siguió sosteniendo la conductora.

Oliván también tuvo oportunidad de aconsejar a las madres a hacerse un espacio para ellas para evitar estresarse. “Para no enloquecernos hay que borrarse una hora o dos por día, aunque sea encerrarse en el baño un rato. Yo aprovecho para arreglarme un poco la cara, bañarme o venir a esta habitación de arriba que es como mi guarida”, concluyó, mencionando que esta situación no es nada fácil para ella.

Recordemos que la semana pasada cuando estuvo en la mesa de Mirtha Legrand, María Julia dejó algunas indicaciones:“Cuando se dan cuenta que sus hijos no los miran a los ojos. Que los llaman y no responde al nombre. Que no señalan. Puede no hablar, pero no señalar es que no están pudiendo comunicar algo. Otra cosa que estoy aprendiendo es que no hay una generación de chicos con autismo que haya tenido tanta información como tenemos nosotros. Por lo tanto, no pongamos techos, sino puentes. Es un tema de contextos y los apoyos”, apuntó.