Yanina Latorre

La insólita preocupación de Yanina Latorre: “Mi hijo se la pasa encerrado”

Yanina Latorre.

La panelista se sinceró y disparó una curiosa frase en vivo.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2020/03/25/la-insolita-preocupacion-de-yanina-latorre-mi-hijo-se-la-pasa-encerrado/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-25T14:58:14-03:00">marzo 25, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-25T15:34:58-03:00">marzo 25, 2020</time></a>

En la emisión de hoy de Los Ángeles de la Mañana se comunicaron a través de videollamada con María Julia Oliván quien contó cómo le afecta el encierro (debido a la cuarentena total y obligatoria) a su hijito Antonio, a quien le diagnosticaron un trastorno del espectro autista (TEA). En un determinado momento, Yanina Latorre pidió la palabra y manifestó su preocupación por su hijo Diego, de 16 años.

“El registro de las emociones no es solo para los chicos con autismo, es en general”, afirmó María Julia. “Le pasa a mi hijo adolescente; está súper amargado y deprimido sin tener ningún problema. Ayer lo vi realmente angustiado y me levantaba los hombros porque no sabía cómo expresarse”, la interrumpió Yanina.  “Están encerrados en un cuarto jugando a la PlayStation”, agregó. ¡Tremendo!

Lo insólito o llamativo es que los jóvenes se divierten jugando a la play en todo momento y en circunstancias muy diferentes a las actuales.  Debido al aislamiento, inevitablemente, si no tenemos tareas que cumplir o trabajos que realizar es normal buscar entretenerse con juegos, películas, redes sociales. No quiere decir que no valga la preocupación de Latorre, sin embargo, es más normal de lo que piensa.

¿Qué dijo María Julia Oliván?

La expanelista de Intratables dio detalles de las actitudes de su pequeño que la ayudan a comprender qué es lo que siente.  “Antonio ahora se chupa la remera. Antes no lo hacía. Está más nervioso… Yo lo estoy observando todo el tiempo. Hoy lo noto triste”, aseguró. “Hace dos días también”, rememoró Oliván.  

“Hicimos un chat con un compañerito del colegio y se le llenaron los ojos de lágrimas. Lo que es muy importante, Antonio tiene compañeritos muy buenos. Tuve esa suerte en el jardín. Y las mamás, que no sabía lo que tenía Antonio, me escriben y me preguntan qué hacer, para cuando los chicos pregunten”, completó emocionada.