Fede Bal

“Su estupidez y maldad me supera”: Fede Bal les respondió a quienes se burlaron de él por tener cáncer

Fede Bal.

El joven no ocultó su indignación ni su bronca. ¡Gente muy mala!
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2020/03/25/su-estupidez-y-maldad-me-supera-fede-bal-les-respondio-a-quienes-se-burlaron-de-el-por-tener-cancer/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-25T15:40:39-03:00">marzo 25, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-25T15:40:41-03:00">marzo 25, 2020</time></a>

Suele considerarse que los famosos, al tener el dinero y los contactos necesarios, están mejor posicionados para enfrentar una enfermedad y, por ese motivo, no suelen hacerse problemas por determinadas cuestiones, sin embargo, la realidad es muy diferente, y quien habló sobre el tema en un largo texto que publicó en Instagram fue Federico Bal.

Un momento difícil

Luego de contar que padece cáncer de intestino, el joven apuntó contra quienes se burlan de su desgracia. “Mientras yo estaba realizándome decenas de estudios para finalmente saber mi panorama de salud, un grupo de pibes desde las redes inventaron que yo tenía coronavirus, preocupando a mi familia y amigos. Se reían, y hasta algunos se seguían riendo luego de contar que yo padecía de cáncer. La verdad su estupidez y maldad me supera”, arrancó diciendo.

Pero el hijo de Carmen Barbieri no se quedó solo con eso: “Pero ahora vuelvo, porque siento que puede ayudar mucho lo que estoy transitando, y como lo estoy haciendo. Por empezar cambié rotundamente mi ALIMENTACIÓN. Logré entender que es tan importante lo que consumimos, lo que metemos en nuestro organismo, que sentí que viví 30 años haciendo las cosas mal”.

Fede hizo una detallada lista de sus cambios alimenticios: “Deje de comer carne roja, blanca, pescado. Deje el azúcar en todas sus formas (gaseosa, chocolates, etc). Por supuesto el alcohol, y todo tipo de verduras y frutas que no sean orgánicas. Deje de comer todo tipo de alimentos procesados y con agrotóxicos. Dejé la leche y los lácteos”.

Bal cerró su fuerte monólogo reconociendo: “Fui a hacer REIKI y a MEDITAR para cuidar mis “energías”. Es un camino hermoso donde encontré mucha paz.También tuve una gran charla donde me enseñaron a visualizar el proceso de quimioterapia como algo sanador, como un ejército de pequeños soldados que entran a curar tu enfermedad”.