“Uno tiene que medir cada palabra” ¡Inesperado análisis de Eduardo Feinmann!

El conductor reflexionó sobre su profesión en medio del coronavirus.

Debido a la situación actual respecto al coronavirus y las medidas anunciadas por el presidente Alberto Fernández para frenar la propagación de la enfermedad, la televisión debió hacer algunos ajustes. Algunos programas ya no salen al aire, hay menos integrantes en otros, hasta aquellos que son de espectáculos brindan información sobre la pandemia, entre otras cuestiones. En ese contexto, Eduardo Feinmann hizo un inesperado análisis de su rol.

A raíz de la cuarentena total aumentó el encendido y los noticieros alcanzaron récord en audiencia.  Tal es el caso de Eduardo y su colega Jonathan Viale, que salen por A24 de 19 a 22. Por tal motivo, el periodista concedió una entrevista que se replicó en diferentes portales donde contó: “La única forma de hacer periodismo en este momento es contando las cosas que pasan, aunque sean crudas”.

“Mostrando lo que ocurrió en otros países, para que los argentinos tomen conciencia, porque el virus ya está acá, no es lo que va a venir. Transmitir noticias de la manera que nos toca todos los días es muy impresionante”, continuó. “Lo que los argentinos estamos viviendo es algo inédito. Es la primera vez en la televisión argentina que se transmite en vivo una pandemia”, señaló.

“No ocurrió nunca en la historia. Por eso se aprende minuto a minuto”, completó. En este sentido, contó qué tiene en cuenta para llevar adelante su labor en tan delicados tiempos. “Uno tiene que medir cada palabra porque no hay que generar pánico. Ya la gente está angustiada y con miedo, y no hay que agrandar eso. No es bueno. Así hay que tratar de mostrar con crudeza lo que pasa, porque es la verdad”, opinó.

“Nuestro noticiero es el más visto del país porque tratamos de mostrar las cosas con seriedad. Y con información cruda, dura y seria”, consideró. Por último, Feinmann se definió como un “corresponsal de guerra”. “Junto a mi equipo estamos mostrándole todos los días los heridos y los muertos en el mundo generados por este enemigo invisible y silencioso. Es fácil mostrar un ejército, los aviones bombardeando; pero acá el enemigo es invisible. No hay balas”, argumentó.

Compartir en: