"Derrame de facha": ¡con este look Cande Tinelli fue a hacer las comprar!

Una verdadera diosa que mostró su glamour en medio de la pandemia.

Su familia estuvo en el centro de la escena durante estas últimas semanas luego de que decidieran ir a pasar parte de la cuarentena preventiva y obligatoria establecida por el gobierno nacional a Esquel, la localidad chubutense donde el conductor del Bailando tiene domicilio, según lo que él mismo manifestó. Cande Tinelli, fue justamente una de las integrantes que fue parte de este polémico viaje.

Y es que la gente no le perdonó a Marcelo Tinelli que se fuera en un momento tan delicado, y justo momentos antes de que se estableciera el aislamiento. Aunque esto no fue todo. Días más tarde, se hizo llevar una valija desde Buenos Aires hacia el sur en un avión privado. Otra vez, las críticas no se hicieron esperar, tanto de la gente en las redes, como así también de muchos periodistas.

Ahora, que decidieron volver, todos se encuentran en sus respectivos hogares cumpliendo la cuarentena, y saliendo sólo para lo necesario. En este sentido, la joven influencer mostró en las últimas horas, el look que utiliza para ir a hacer las compras en este contexto de pandemia. “Derrame de facha pal super”, manidestó Cande en su cuenta de Instagram, mientras se la podía ver en el ascensor de su edificio.

Preocupada

Como una verdadera it girl que es, la joven mediática se preocupa mucho por su aspecto, y todo lo que está sucediendo le está jugando una mala pasada. Sucede que Cande Tinelli no puede llevar a cabo todos los cuidados a los que está acostumbrada, y lo dejó en claro en sus redes. La hija de Marcelo Tinelli contó que utiliza filtros para que no vean cómo está realmente.

Tanto, que llegó a referirse a sí misma como u “cucu”, manifestando sus ganas de poder volver a ir a todos esos lugares donde mejoraba su aspecto. Una preocupación que sorprendió a todos sus fanáticos, ya que lejos de hacer caso a sus palabras, la alentaron a mostrarse tal como está. Una verdadera encrucijada que no deja dormir a la morocha. ¿Será para tanto?

Compartir en: