El mal momento que atraviesa Reina Reech: "Tuve que meter la mano en mis ahorros"

La intérprete es dueña de una reconocida academia de danza.

Semanas atrás, se intensificaron los cuidados en el país para prevenir la propagación del coronavirus. Como consecuencia, se dictó un aislamiento obligatorio, que redujo el flujo de personas en las distintas partes del territorio argentino. Uno de los rubros que sintió notablemente la resolución fue el espectáculo, ya que muchas obras y presentaciones fueron suspendidas. En diálogo con Nicolás Magaldi en “Avanti”, Reina Reech, reconocida actriz y bailarina, se refirió a los problemas económicos de su escuela de danza.

“Tuve que meter la mano en los ahorros, más vale. ¿Qué empresario no lo haría? Pensá que tengo alquiladas tres propiedades enormes, imaginate lo que valen los alquileres. Además de que los profes están a porcentaje, hay un plantel de secretarias, gente de limpieza, de prensa, de redes, de video, que son toda la nómina de empleados que tenemos. Hay un montón de cosas para hacer, estamos implementando con mi socia varias cosas”, comenzó diciendo la intérprete de 62 años.

En la misma línea, Reina sumó: “Nos metemos en créditos, que tienen mucho interés, pero nos ayuda para no meter tanto dinero en los ahorros. Igual hay varias medidas buenas. La contadora estaba gestionando cómo hacer para solventar todo de la mejor manera. Sería una gran ayuda que no nos hagan pagar los impuestos, las cargas sociales y todo eso”.

Pese a sus problemas, Reech hizo hincapié en que siempre busca el lado positivo de las cosas. “Más allá de eso, me puse positiva. Lo material lo puse en una cajita, me dediqué a lo inmaterial. Uno tiene buenas ideas, se pone creativo, se pone amoroso, compasivo y ahí se me ocurrió abrir la academia a distancia. Cuando se pueda volver a las aulas, también esos alumnos que se enganchen van a poder seguir estudiando desde el lugar donde vivan. Tenemos esta modalidad y la vamos aceitando”, afirmó.

Para finalizar, Reina se pronunció sobre el futuro de su academia de danza: “El día que esto se flexibiliza, también creo que, si una clase tiene veinte alumnos, en principio permitirán que vayan diez alumnos, por lo que vamos a tener que seguir trabajando online. Yo amo a toda la gente con la que trabajo, por lo que sería incapaz de no darle el sueldo a la gente con la que trabajo. Por eso puse la mano en mis ahorros. Yo voy a estar siempre buscando la solución a los problemas. Con el sueldo de la persona, que lo necesita para vivir, yo no escatimo. Con la gripe A, vendí un departamento para pagar los sueldos porque cerré la academia un mes. No solo lo vendí, lo rematé, ja”.

Compartir en: