"Me afecta, me pongo a llorar": Flavio Mendoza habló de una situación que lo angustia en la cuarentena

El coreógrafo y director teatral lamentó un aspecto del aislamiento preventivo obligatorio.

Semanas atrás, se intensificaron los cuidados en el país para prevenir la propagación del coronavirus. Como consecuencia, se dictó un aislamiento obligatorio, que redujo el flujo de personas en las distintas partes del territorio argentino. Uno de los rubros que sintió notablemente la resolución fue el espectáculo, ya que muchas obras y presentaciones fueron suspendidas. En diálogo con Pamela David, Flavio Mendoza, reconocida personalidad de nuestro país, se pronunció sobre la crisis de su rubro.

En primera instancia, el bailarín dejó en claro que su preocupación no tiene que ver con su situación personal, sino que piensa en sus colegas. “Estoy bien porque siento que puedo tener la heladera llena, estoy en una casa cómoda donde mi hijo está bien. Lo que me preocupa es lo que se viene arrastrando. Tengo mucha gente a cargo: 280. Por ejemplo, hoy, mis escuelas de danza y acrobacia están dando clases online para no perder a los alumnos. Pero a mí, de eso no me queda nada. Eso se los agradezco porque por lo menos los profes pueden más o menos hacer su trabajo para poder pagarse su comida diaria. Pero me preocupa”, sostuvo.

Sin escatimar en sus dichos, Mendoza detalló: “Hay bailarines que me llaman y me dicen cómo están… Yo soy re sensible con esas cosas. Me habían mandado de un restaurante, por canje, una comida, que había subido a las redes, re contento… Y mi amigo me dice: ‘Yo estoy comiendo dos veces por día porque tengo a mi hijo y estoy tratando de economizar’. Para mí, fue una daga en el corazón… ‘¿Cómo puede ser que un amigo esté comiendo dos veces al día porque tiene que compartir sus raciones?’, pensé. Me puse como loco a pedir ayuda. Hay mucha gente que lo necesita. Me preocupa horrores. Estamos armando bolsones y mandar a conocidos. Tengo bailarines que tienen hijos y hacen barbijos. Esta situación me duele en el alma. Hacer raciones para comer cuando tenes un hijo, me angustia. Y estoy viendo cómo ayudar a esa gente”.

Por eso, el coreógrafo se mostró desesperado por buscar alguna forma para reactivar la industria. “Hay productores que han cerrado todo, pero es fácil dejar a la gente sin trabajo. No tengo ese pensamiento. ¿Cómo hace la gente para comer si vive de eso? Si a mi boletero del teatro le dejo de pagar el sueldo, ¿cómo hace? Tenemos que reactivarlo de alguna forma. Entiendo que vamos a tener que tomar medidas. También escucho muchos periodistas que están sentados en un programa de televisión que dicen que no hay que salir de casa. Pero yo les diría: ‘¿Vos sabés que estás cobrando ese sueldo, sentado ahí, y que hay un montón de gente que no tiene plata para comer?’. Es un problema muy grande lo que está pasando, no es solamente de salud: también empieza la otra parte”

Sin embargo, Flavio también es consciente de la situación que vivimos a raíz de la pandemia de coronavirus. “Aunque se abra el teatro también va a ser difícil: yo no sé cuándo se va a poder normalizar todo esto. Tampoco creo que sea ahora, ni siquiera en el verano. Pero durante el año también será difícil. Nos avecinan años difíciles donde vamos a tener que ser solidarios con el otro. No queda otra, no veo la veta. Siempre me caí y me levanté. Y ahora siento que estoy en un embudo. Me afecta mucho lo que está pasando, me pone mal, me pongo a llorar. Y después, ya está. Me afecta porque necesitamos ayuda del Gobierno, todos los argentinos. Pero necesitamos que se ayude a mucha gente que no tiene para comer. Me angustia eso”, sentenció.

View this post on Instagram

@studio.flaviomendoza

A post shared by Flavio Mendoza (@mendozaflavio) on

Compartir en: