"¿Vale la pena?" More Rial podría darle otra oportunidad al amor

¿Volvería con Facundo?

More Rial sigue sufriendo su desamor. La hija de Jorge Rial se separó de Facundo Ambrosioni, el padre de su hijo. El jugador de fútbol se fue a vivir a su ciudad natal, Córdoba, mientras la mediática quedó a cargo de su hijo. La separación ocurrió después de una terrible pelea que quedó registrada en un vivo de Instagram de Morena. En el video se hacía evidente la mala relación que tenía la pareja. Ambos decidieron que alejarse era lo mejor.

Después de esta ruptura, Morena se mostró furiosa con el jugador. En varias ocasiones tomó sus redes para descargarse contra él y lo acusó de haberle sido infiel, otra vez. Además, lo acusó de no pasarle dinero a su hijo, Francesco. “No pasa un peso, literal. Ni un peso. Todavía estoy esperando que pueda pasar los tres mil pesos que quiere pasar. Con eso no le compramos ni dos paquetes de pañales”, había dicho.

Pero en una publicación reciente, la mediática plantó una duda. ¿Le daría otra oportunidad a Facundo Ambrosioni? More Rial compartió una imagen que decía: “¿Sabes quién de verdad vale la pena? El que te perdona, el que te habla si te echa de menos, el que vuelve a hablar contigo después de una discusión porque no quiere estar mal contigo“. No sabemos si Morena se refería a la pelea que tuvo con el padre de su hijo, o si tiene un nuevo amor.

Hace unos días, la chica compartió una captura de pantalla de su celular. En la imagen se la podía ver haciendo una videollamada junto a un jugador de fútbol. “Hablando con mi amigo hasta altas horas. Gracias“, escribió. Claro que no se trataba de Ambrosioni. Era Bryan Bentaberry, un futbolista uruguayo que se desempeña en un club de Primera División, Cerro. ¿Es solo amistad? Los rumores de un nuevo romance no tardaron en llegar.

More Rial: “Sigue creyendo en el amor…”

Lo que es seguro, es que More Rial le daría otra oportunidad al amor. La mediática compartió otra imagen diciendo: “Llora a escondidas y ríe a carcajadas, esconde complejos detrás de su mirada, capaz de echarse el mundo a la espalda y seguir como si nada. Mide cada beso y cada palabra. Así evita tomar decisiones equivocadas, es magia… Pero no lo sabe. Siempre alegre, aunque desconfiada, pero no lo niega, sigue creyendo en el amor y en cuentos de hadas. Le encanta la música y bailar por la noche hasta que salga el sol, tras la madrugada”.

Compartir en: