Barby Franco y un tierno gesto con una amiga de la Villa 21-24 en plena pandemia

La modelo no se olvida de sus orígenes humildes ante la crudeza de la emergencia sanitaria.

La pandemia de coronavirus no le es para nada indiferente a Barby Franco, quien se crió en el barrio porteño de Barracas junto a la Villa 21-24. “¿Se acuerdan que el otro día les pedí ropa para bebés? Era para una amiga que vive en la 21-24. No voy a dar el nombre porque no le interesa. Quiero agradecer a una marca que se recontra portó. Estamos para ayudarnos entre todos. Muchísimas gracias, de verdad”, reveló al agradecer las donaciones desde sus stories de Instagram.

Antes de empezar su participación en el “Bailando” del 2015 junto con su pareja Fernando Burlando, la modelo había estado en el “Almorzando” de Mirtha Legrand y allí recordó su infancia muy humilde. “Empecé a los 19 o 20 años, que había hecho un casting para Ideas del Sur… Vivía en un barrio muy humilde en Barracas. Soy hija única. Mis papás se separaron a los 15 años. Quería ser famosa, me gustaba”, relató en ese momento.

El casamiento puede esperar…

Por otro lado, el casamiento de Barby con el abogado ya tuvo un gran número de cortocircuitos en la pareja, ya que según la morocha él la negó en tres ocasiones. Y así lo había recordado hace poco en una entrevista con el programa radial “Agarrate Catalina”. “Pasé de ser la Cenicienta a ser la novia fugitiva al 100 por ciento. Ahora soy una mujer empoderada, ya le dije que ahora la que no se quiere casar soy yo”, aseguró.

“Ya es la tercera vez que me clava y no está bueno, ahora ya le dije que no me voy a casar, no va a pasar. En su momento yo quería tener una mega fiesta, ahora ya no me interesa. Ya llevamos casi 8 años juntos y la verdad que es casi lo mismo estar casados. Para mí él tiene miedo al casamiento, a volverse a comprometer. No sé, hay algo que le da miedo. Yo hasta le dije que si tenía miedo, hagamos un contrato pre nupcial y él no quiso tampoco”, agregó.

En la misma charla, la exazafata del programa de Guido Kaczka hizo una mención especial para los seguidores que sostienen que es la novia del letrado “por dinero”. “La verdad es que yo trabajo desde los 9 años, no tengo un lado frívolo. Si yo me separo de él no se me caen los anillos por trabajar. De hecho cuando nos peleamos o me separo, yo vuelvo al barrio siempre o voy a Barracas a la casa de mi mamá”, argumentó de forma tajante.

Compartir en: