"El duelo no se acaba nunca: "Benjamín Vicuña habló de cómo enfrenta la pérdida de Blanca

El actor recordó a su hija en lo que hubiera sido su cumpleaños número 14.

El 8 de septiembre del 2012 fue el peor día en la vida de Benjamín Vicuña. Su hija Blanca, de tan sólo seis años falleció luego de contraer una bacteria desconocida cuando vacacionaba con su familia en México. Este 15 de mayo pasado, la nena hubiera cumplido 14, y su papá decidió recordarla a través de las redes con un tierno mensaje. Y una semana más tarde charló con la periodista chilena María Luisa Godoy sobre cómo atraviesa el dolor.

“Los duelos son personales. Cada uno tiene su manera para entender o asimilar algo tan difícil como el misterio de la vida y de la muerte”, comenzó diciendo Vicuña y luego reveló que en el transcurso de la última semana mucha gente se acercó a él para preguntarle cómo hizo para superar un momento tan doloroso. “Quiera o no me ven como alguien que está transitando el duelo, porque el duelo no se acaba nunca”, aseguró.

En la misma línea, Benjamín agregó: “En mi caso decidí y opté por la vida y por el amor. Pero entiendo a la persona que no se puede levantar de la cama y encuentra otras formas de honrar a sus pérdidas. Mi manera de honrar a mi hija es a través de mi trabajo, del cariño que le doy a mis hijos, de la vida, de la luz, del amor. Y del derecho que tenemos a ser felices también”.

Pensando en las cosas positivas de poner ‘honrar’a su hija como él dice, Vicuña sumó: “Es bonito lo que pasa, porque justo se lo decía a un amigo que en estos días perdió a su mamá. Le dije que a partir de ese momento su vida iba a tener un sentido. Que cuando esté en el atardecer en la playa y cierre los ojos, ese momento va a tener un destinatario, que va a ser su madre. Pasa a ser una persona con un lugar súper especial”.

Sobre cómo se sintió tras la pérdida de su Blanca, el actor afirmó: “Y creo que es algo tan común que todos hablamos y entendemos porque todos tenemos pérdidas y sabemos de qué se trata. Es increíble cómo la humanidad se siente tan chiquitita cuando enfrenta al miedo de la muerte de un ser querido”. Por último Vicuña cerró: “Ahí se genera la empatía. Cuando hablamos de la muerte todos tenemos el mismo respeto. Nace una solidaridad que la siento, pero no tengo un manual. A mí me sirve abrazar la vida, entender que falta mucho y que la vida es hermosa”.

View this post on Instagram

Duerme tranquila, mi niña.

A post shared by Benjamín Vicuña (@benjavicunamori) on

Compartir en: