"Le puede pasar a cualquier persona": Flor Vigna tuvo un mal día y lo afrontó de una forma particular

La actriz y bailarina transita el aislamiento obligatorio junto a su familia.

Luego de que el coronavirus fuera catalogado como una pandemia por la Organización Mundial de la Salud, en Argentina se dictó una cuarentena obligatoria hasta el 24 de mayo con la intención de prevenir el contagio de la enfermedad. Mientras afronta el aislamiento junto a su familia, Flor Vigna, actriz, bailarina y presentadora de televisión, detalló en varias ocasiones el proceso de autoconocimiento que la mantiene ocupada durante esta cuarentena.

En esta nueva etapa de instrospección, la exparticipante del “Bailando” dejó en claro que, a pesar de ser una persona pública que tiene que influenciar de forma positiva a sus seguidores, también se permite tener malos días y compartirlos con aquellas personas que la leen y escuchan en las distintas redes sociales. En la jornada de ayer, Flor reveló cómo hizo para dejar atrás un hecho desafortunado que la afectó.

“Acabo de tener un flash y se los quiero compartir. Cada vez flasheo más que, entre más me permito un día del or… es decir, ayer tuve un día en el que hay un problema, le dije: ‘Vamos problema, vení, vamos a charlar’. Y lo analicé, lo transité y todo, y entendí que es humano y que le puede pasar a cualquier persona y que tenía que transitar ese temita“, empezó contando la rubia.

Después, Vigna destacó los cambios que hubo entre un día y el otro. “Hoy es un día maravilloso, estoy ‘ATR’. No digo que el problema haya desaparecido, eso es otra cosa. El problema, estaba rompiéndome las pelotas, yo lo miré, lo analicé, lo transité y ahora está más abajo. Me deja ver otras cosas. Hoy me ocupo de mis otras cosas hermosas, él sigue acá, pero me va a ayudar a evolucionar, yo se lo voy a agradecer”, afirmó.

De acuerdo a las publicaciones anteriores, Flor extraña encontrarse con sus amigos y realizar actividades al aire libre. Tal es así que, horas atrás, la actriz volvió a postear un video en el que se lanza desde un paracaídas, con una leyenda particular: “Unas ganas de volar. De esas experiencias que te abren el bocho. Por unos minutos sos consciente y valoras el todo. Reconocés lo simple y grandioso. Salir agradecido es poco, porque volar es mucho”.

Compartir en: