"Próximo a inaugurarlo" ¡Moria Casán anunció la llegada de su particular circo!

La diva recibió una ola de críticas a lo largo de la semana.

Moria Casán vivió una semana realmente difícil luego de las duras acusaciones que recibió debido a su relación cercana con Rubén Mühlberger, el cuestionado profesional de la medicina estética detenido recientemente. La diva, que fue la gran protagonista de casi todos los programas del espectáculo, prendió el ventilador y reveló con mucha ironía que está cerca de inaugurar un circo donde se burlará de sus detractores.

“Yo próxima a inaugurar mi circo ateflonado para recibir a todes con pochoclos y tutoriales de cómo hacer para que no se les note lo paupérrimo de su corteza cerebral…”, expresó Moria Casán de manera tajante a través de su cuenta de Twitter. Sin dudas, la paciencia de la diva llegó a un límite. Cabe destacar que la conductora no fue la única famosa que se atendió con Mühlberger, sino que Susana Giménez y Diego Maradona, por ejemplo, también lo hicieron.

“Según FISHER de la BBC, el pensamiento escatológico sería: la vida es una mier…, písenla! No coincido, el alquimista podría transformarla en abono y el abono también sirve para crecer #ModoEscatológico. Interesante, manejen la ira que puede provocarles o vayan a terapia colónica, que es la forma glam de decir ‘Hacete una enema y largá toda la mier… que tenés adentro'”, agregó Moria en otro tuit, filosa como siempre.

El recepcionista de Mühlberger destrozó a Moria

“Los famosos cierran todos el or… porque se hacen todo gratis. Moria, que es nefasta, siempre lo va a defender. Yo me daba cuenta de que todo era medio trucho y que había un montón de manejos que no me cerraban. Lo más triste es que la gente le cree por la manera que tiene de engolosinarte. Él llega a la clínica y maltrata a todo el mundo, se cree una persona superior, hace comentarios horribles, homofóbicos, transfóbicos, xenofóbicos y gordofóbicos”, expresó Juan Rocca.

“Era una clínica que tenía autorización para tratar algunos pacientes, pero cuando tenía que anotar cosas como que se iban a hacer botox, ahí es donde decís ‘¿qué onda esto? ¿dónde están las personas que regulan qué tipo de actividades se hacen con respecto a la salud?’. Yo hace tres semanas que me tomo el colectivo para ir a trabajar con el permiso que me firmó él. Nosotros estábamos autorizados, pero ayer me enteré de que la clínica estaba inscripta como un consultorio odontológico”, agregó el joven.

Compartir en: