¿Qué fue lo mejor de cumplir años en cuarentena? La insólita respuesta de Mica Viciconte

La actriz y bailarina hizo una revelación inesperada sobre sus días en aislamiento.

Semanas atrás, a raíz de la rápida propagación del coronavirus en todo el mundo, el Estado argentino comenzó a tomar recaudos por lo que se decidió dictar el aislamiento preventivo obligatorio. Mica Vicicontequien se encuentra respetando la cuarentena junto a su novio Fabián Cubero, dialogó con Darío Grupenmajer mediante un vivo de Instagram, la panelista de “El show del problema” reveló qué fue lo mejor de cumplir años en aislamiento.

Sus primeros testimonios tuvieron que ver con el ejercicio físico que realizó durante esta etapa, en la que estuvo encerrada junto al exfutbolista de Vélez Sarsfield. “Todo el principio de la cuarentena no entrené, porque pensé que iba a terminar pronto. Y empecé a comer. La heladera pasó a ser mi mejor amiga, ja”, comenzó explicando la exparticipante del “Bailando“.

Sin escatimar en sus dichos, la nacida en Mar de Plata agregó: “Cada vez que pasaba por ahí, comía algo. Cuando me di cuenta que esto iba para rato, me dije: ‘No da hacerse amiga de la heladera'”. Sin embargo, Mica decidió revertir la situación, por lo que comenzó a entrenar gracias a la motivación de su hermana. “Lo hacíamos con mi hermana, que es profesora de educación física, nos uníamos a su reunión de Zoom y entrenábamos con ella. Ahí volví un poco a la rutina”, expresó.

En tanto, Viciconte lamentó un aspecto de sus días en cuarentena: “Me pasó lo que le pasó a todo el mundo, que tiene que ver con el sueño. Me cuesta dormir, porque al estar todo el día encerrados, te acostás a cualquier hora y te levantás tarde. Yo me estaba levatando al mediodía, algo que nunca pasó. Ahora me pongo el despertador a las ocho de la mañana, trato de cenar temprano y todo eso, para acomodarme un poco”.

Para finalizar, Mica resaltó algo muy positivo de festejar un cumpleaños en cuarentena. “Yo cumplí años el 3 de mayo, hace muy poquito. Fue un cumpleaños diferente, pero muy acompañada por mis amigos y mis seres queridos en Zoom. Era un quilombo, no se podía entablar una conversación porque éramos un montón. Re cruel, tuve que silenciar a todos, ja. Iba por partes. Lo más positivo es que me trajeron un lemon pie, una de mis tortas preferidas, y es genial porque te la comés vos, no compartís con nadie, ja“, cerró.

Compartir en: